El presidente de México, Andrés López Obrador, reiteró hoy que cuando finalice su mandato en 2024 se retirará de la actividad política, desaparecerá de la vida pública y de las redes sociales, se jubilará y escribirá un libro “sobre el pensamiento conservador”.

“No se preocupen, yo odio a los tiranos, soy demócrata, estoy a favor del sufragio efectivo y la no reelección”, subrayó el mandatario en referencia a un hipotético intento de reelección, que por ahora no es posible de acuerdo con la Constitución del país, en su rueda de prensa diaria replicada por medios locales y la agencia de noticias Europa Press.

El gobernante de izquierda no dio lugar a dudas en tal sentido al recalcar: “Voy a estar hasta fines de septiembre de 2024 y me desaparezco, me jubilo, no vuelvo a participar en nada en política, ni voy a asistir a ninguna conferencia, ni voy a aceptar invitación para estar en la vida pública”.

López Obrador agregó que se olvidará de las redes sociales y que ni siquiera hablará de política con sus hijos, sino que se irá a Palenque, una de las tres ciudades más importantes de la cultura maya, a cuidar de sus árboles y escribir.

“Voy a escribir un libro que tengo muchas ganas de hacer sobre el pensamiento conservador”, una publicación que, estima, será “un aporte para el terreno académico, literario y teórico, pero no político”.

El mismo día en el que se hizo público que el derrumbe de un tramo de la línea 12 del subte se produjo debido a una falla en la infraestructura, AMLO acusó a la oposición de estar utilizando este episodio para confrontar a los posibles candidatos de su partido, Morena, para 2024.

Al respecto, citó al ministro de Exteriores, Marcelo Ebrard, y la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

“Esto del tren es para afectar a nuestro movimiento a la transformación, desde luego poner a pelear a Marcelo con Claudia, muy vulgar porque ni Marcelo ni Claudia van a caer en la trampa, y como lo dije la vez pasada, nosotros tenemos muchísimos con posibilidad de llegar a ser presidentes”, amplió.

“El problema lo tienen ellos (la oposición) porque no tienen de dónde sacar candidatos. Van a sacar un personaje famoso, van a fabricar a alguien, van a meter al mercado a algún personaje, como se introduce al mercado un producto chatarra”, planteó.

“No quisiera estar en sus zapatos pero que le echen ganas, si se puede, vivimos en libertades y el pueblo es el que va a decidir”, insistió López Obrador, quien considera a sus adversarios conservadores “muy menguados” y con candidatos “sin prestigio ni honradez”.

“No tienen gente íntegra, no tienen gente que le tenga amor al pueblo. Vean quiénes ganaron aquí con la alianza conservadora. La gente ni siquiera supo por quién votó, son impresentables”, concluyó, aludiendo a las elecciones de 2006 que ganó el candidato derechista Felipe Calderón, a quien el actual dignatario dijo haberlo perdonado por haberle robado el triunfo.