Los datos sobre defunciones en España durante 2020 recabados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que en el año de la pandemia las muertes se dispararon un 17,7%, con 75.305 fallecimientos más que el año anterior, elevando la mortalidad del país a niveles de la posguerra.

Según los datos , el año pasado murieron en España 492.930 personas, la cifra más alta desde 1941, tras la sangrienta Guerra Civil española. Se trata de un aumento interanual del 17,7% en comparación con el año anterior, cuando murieron 417.625 personas.

En su estadística sobre el movimiento natural de población dado a conocer este jueves, el INE no especificó a qué motivos se debió el exceso de fallecimientos detectado el año pasado, pero los datos del Ministerio de Sanidad ya constataron en enero que hasta el 31 de diciembre de 2020 habían muerto 51.078 españoles por covid-19.

Esto sugiere que las cifras oficiales de víctimas de la pandemia en España estén subestimadas. España, sin embargo, no sería un caso aislado: según la propia OMS, la cifra de muertos por coronavirus en el mundo es 2 o 3 veces mayor a la oficial, particularmente debido a la falta de test al principio de la pandemia.

Las tablas del ente estadístico oficial español muestran que los aumentos de las defunciones más fuertes tuvieron lugar en la primera y segunda ola. El marzo y abril, los meses más duros de la primera ola, los aumentos de mortalidad fueron récords, con incrementos del 56,8% y 78,2%,respectivamente. La tasa de mortalidad volvió a crecer a partir de agosto y se disparó en octubre y noviembre, cuando el número de muertes se incrementó un 21,0% y un 21,6%, respectivamente, respecto a lo ocurrido un año antes.

Los mayores incrementos se dieron en Comunidad de Madrid (41,2%), Castilla-La Mancha (32,3%), Castilla y León (26,0%) y Cataluña (23,5%).

Ataúdes de víctimas de covid amontonadas en el parking de una funeraria en Montcada i Reixac, cerca de Barcelona. (PAU BARRENA / AFP)Ataúdes de víctimas de covid amontonadas en el parking de una funeraria en Montcada i Reixac, cerca de Barcelona.

El grupo de 75 a 79 años de edad fue el más afectado, tanto los hombres (+25,0%) como en mujeres (+22,4%). Sin embargo, el COVID-19 también repercutió en la tasa de mortalidad infantil, que aumentó una centésima en el año 2020 y se situó en 2,66 defunciones por cada 1.000 nacidos vivos.

Las estadísticas también muestran que en 2020 la esperanza de vida cayó por primera vez en décadas en España: 82,34 años, una disminución de 1,24 años.

Por otro lado, en 2020 también se registró una caída de la natalidad, con un descenso del 5,9% respecto al año anterior (21.411 nacimientos menos, 339.206 en total).

El resultado fue que el saldo entre nuevos nacimientos y defunciones en 2020 fue negativo en 153.167 personas, la mayor caída anual en décadas.