El policía fue arrestado este jueves en medio de once allanamientos contra una organización de Nuevo Alberdi dedicada a delitos violentos.

En la seccional se hizo uno de los procedimientos y se encontró un arma tumbera que no debía estar allí. Por otra parte, hay tres aprehendidos de la asociación ilícita, entre ellos, el presunto líder 

El jefe de la subcomisaría 2ª fue detenido este jueves en medio de once allanamientos contra una banda de Nuevo Alberdi dedicada a extorsiones, usurpaciones y otros delitos. El policía está sospechado por haber recibido 50 mil pesos a cambio de darle la libertad a un miembro de la organización. Hay otros tres arrestados que integrarían la asociación ilícita investigada.

Los procedimientos fueron ordenados por el fiscal Mariano Ríos Artacho y son llevados a cabo por la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) en la zona de Nuevo Alberdi. Entre los tres aprehendidos por asociación ilícita se encuentra el presunto líder. Se secuestraron vehículos, celulares, dispositivos de almacenamiento y documentación.

La organización es investigada por extorsiones, usurpaciones y posterior comercialización de los inmuebles ocupados; por hacer documentación trucha para vehículos; y por tenencia de armas y municiones de distintos calibres.

La subcomisaría 2ª y el jefe de esa seccional también fueron allanados. En el despacho del comisario se encontró un arma tumbera que figura secuestrada en el acta de detención de un miembro de la banda investigada, pero no fue enviada a balística ni respetaba la cadena de custodia. Ese arresto, según la información que se desprende de la causa, terminó en la liberación del delincuente a cambio de una coima de 50 mil pesos al uniformado.

El policía está sospechado por los delitos de cohecho y por incumplimiento en los deberes de funcionario público.