Missing Children agregó una nueva imagen de la nena de cinco años que buscan desesperadamente. Los motivos de la familia para sospechar de las autoridades.

La provincia de San Luis es el escenario de la búsqueda contrarreloj de Guadalupe Lucero, la nena de cinco años que desapareció hace una semana de la puerta de la casa de su madrina durante un cumpleaños familiar. Con todas las hipótesis abiertas, una falsa alarma este lunes elevó el clima de tensión y los padres convocaron a una nueva marcha.

La movilización, que esta prevista para este martes a partir de las 11, surgió después de que un llamado anónimo a la policía alertara sobre la supuesta presencia de Guadalupe en una casa del mismo barrio en donde vive su familia. Unos 30 efectivos y un perro de rastreo salieron a buscarla a esa dirección, pero todo resultó ser una broma de mal gusto de un vecino y estalló la indignación.

“Hoy nos dimos cuenta que están jugando con los dos, y es una vergüenza, nos tiraron el dato a los dos y acá estamos luchando para encontrar a nuestra hija”, afirmó con bronca Eric Lucero, el papá de Guadalupe. Su esposa, junto a él, cuestionó además la investigación al remarcar que “se perdió” una filmación que presuntamente había registrado a la menor en compañía de una mujer antes de que ellos tuvieran acceso a esas imágenes para poder identificarla.

Una tía de Guadalupe advirtió que la persona que la tenga podría haberle cortado el pelo para despistar. (Foto: Twitter).
Por otra parte, en las últimas horas la organización Missing Children Argentina difundió en su lista de chicos buscados una nueva foto de Guadalupe, en la que puede observarse su característico lunar en la mejilla, cerca de la patilla, junto a su oreja. La importancia de esta particular seña es que no puede ser modificada.

A la misma mancha de nacimiento hizo referencia una de sus tías, Georgina Cialone. Tras advertir que quien tenga a su sobrina podría haberle “cambiado la ropa y cortado el pelo” para desviar la atención, señaló que Guadalupe tiene otra característica fácil de notar: un diente frontal partido.

Recompensa por Guadalupe
La recompensa establecida por el Ministerio de Seguridad en el caso de Guadalupe Lucero se fijó en dos millones de pesos. “Las personas que aporten datos de paradero al 134 a través del mecanismo de recompensa, ingresan al sistema como testigos de identidad reservada, y se les asigna un código cuyos datos solo serán conocidos por quien eventualmente deba hacer efectiva la retribución”, precisó a Télam la coordinadora del Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU), Leticia Risco.

Y agregó: “Todo lo que surja tiene que ser investigado. Hay una articulación con fiscales, jueces y policías. Desde ya, la cabeza está en la policía provincial con la fiscalía desde el primer momento. Están todas las hipótesis abiertas y estamos muy esperanzados”.

Desde las últimas horas del lunes de la semana pasada, se fueron desplegando diversos operativos policiales y la provincia recibió la colaboración de profesionales y efectivos del país para encontrar a la menor.

A medida que pasaron los días, profesionales bomberos de cuarteles de San Luis, Mendoza, Córdoba, San Juan y La Pampa se unieron a la búsqueda, en forma coordinada con la Policía de San Luis, con sus perros y un sistema de drones para “peinar” la zona.

El Ejército Argentino, a través del Gada San Luis, también se sumó a la tarea.