El avance de la variante Delta continúa preocupando al mundo. Este lunes, Israel registró 123 casos de coronavirus por primera vez desde fines de abril. El número, aunque bajo, preocupa a las autoridades.

Es que el país registra, desde hace pocos días, un aumento progresivo en los casos, y más del 90% de los confirmados contrajo la variante Delta. De ese porcentaje, el 40% estaba vacunado. La última vez que Israel había superado los 100 contagios fue el 28 de abril pasado. 

Desde entonces, gracias a su plan de inmunización (casi el 60% de la población ya completó su esquema de vacunación), el país fue, progresivamente, regresando a la normalidad prepandemia. De hecho, hace una semana había dejado sin efecto la obligatoriedad de llevar mascarilla en interiores con una tasa de mortalidad en el mínimo desde abril.

En total, 397 casos están activos, con 51 personas hospitalizadas, de las cuales 24 están en situación grave con 18 conectadas a respiradores.

Las autoridades, en alerta

El nuevo primer ministro, Naftali Bennett, aprobó esta semana un refuerzo para controlar la cuarentena obligatoria de los retornados del extranjero sin vacunar, así como los controles en el aeropuerto internacional de Ben Gurión.

Además, el Ministerio de Sanidad recomendó “firmemente” la vacunación entre los menores de entre 12 y 15 años tras los brotes detectados en dos ciudades del país que han obligado a cerrar centros escolares.

Desde enero, gracias a la campaña de vacunación, los casos han bajado drásticamente. Lejos quedó el pico de 11.934 casos registrados el 27 de enero. Desde entonces, más de 5,5 millones de personas han sido inoculadas.

A mediados de abril, la mascarilla al aire libre dejó de ser obligatoria y, desde el 15 de junio, también en interiores, salvo algunas excepciones como aeropuertos, geriátricos e instituciones de bienestar social.

La entrada de extranjeros con visado de turista, vetada desde marzo de 2020, quedó aliviada a finales de mayo, cuando se comenzó a permitir la entrada de grupos organizados con turistas vacunados.

A partir del 1 de julio, el país pretende permitir el acceso de turistas vacunados que lleguen de forma individual.

Ante el aumento de los casos por la variante Delta, predominante en Israel, Sanidad considerará nuevas restricciones, aunque el coordinador nacional de la pandemia, Nachman Ash, aclaró que no se tomarán “medidas innecesarias que puedan afectar la confianza de la gente”.