Tuvieron epicentro en Luján de Cuyo, con apenas 10 kilómetros de profundidad.

Dos fuertes sismos sacudieron varias localidades de la provincia de Mendoza, este miércoles por la noche. Usuarios de las redes sociales reportaron fuertes temblores en sus viviendas.

El primer movimiento fue registrado a las 20.19 y el segundo, a las 20.20. Tuvieron epicentro en Luján de Cuyo, en una zona de montaña a 15 kilómetros de Potrerillos, 23 kilómetros de Mendoza y 157 kilómetros de San Juan.

Las intensidades fueron de 4,8 y 4,9, respectivamente, de acuerdo al Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES). Pero la cercanía con la superficie (fue a apenas 10 kilómetros de profundidad) provocó que el temblor se hiciera notar en varias localidades mendocinas.

“Acabo de vivir el primer sismo de mi vida en mendoza, que pasóoo”, escribió una usuaria en Twitter. “Tremendo sismo en Mendoza”, dijo otra. “Me asusteeeeeeee! lo que nunca!”, fue otra reacción.

Una réplica, más tenue, tuvo lugar a las 20.32 en la misma zona. Fue de 4,3.

Se registraron daños materiales menores, según Defensa Civil. Se desmoronaron piedras en sectores de alta montaña de la ruta 7, donde trabaja Gendarmería.

Cuyo, zona de temblores
Cuyo y el NOA, al pie de la Cordillera de los Andes, son regiones con habituales movimientos sísmicos menores. Obedecen al contacto de la Placa de Nazca con la Placa Sudamericana.

Uno de los más recientes ocurrió en marzo pasado, con epicentro en Uspallata (Mendoza) y efectos también en San Juan. Se trató de un sismo de 5,2 en la escala de Richter.

Dos meses antes, Mendoza ya había sentido temblores. El primero fue de 3,9 de intensidad, con epicentro en en cercanías de Potrerillos. El segundo tuvo lugar en Chile, con una intensidad de 5,7.

Esos movimientos sucedieron al terremoto del 18 de enero en San Juan, el de mayor intensidad en la provincia en los últimos 40 años. El temblor fue transmitido en vivo, desde un estudio de televisión.

Hubo heridos leves, sin víctimas fatales. Se registraron algunos daños materiales, especialmente por la caída de mampostería y techos.