La droga estaba oculta en un doble fondo y en los laterales de la caja del vehículo. El acusado tenía antecedentes penales por infracción a la ley de estupefacientes.

Un hombre que llevaba 101 kilos de cocaína en una camioneta fue detenido en la provincia de Salta y también imputado por el delito de transporte de estupefacientes.

Según se informó, la droga estaba oculta en un doble fondo y en los laterales de la caja del vehículo, y fue descubierta durante un control en el Departamento General San Martín de Salta.

Tras la detención, el fiscal federal Marcos Romero, de la Sede Fiscal Descentralizada de Tartagal, imputó a P.D.M., dictó la prisión preventiva, y solicitó investigar la procedencia de la droga.

Según informó el Ministerio Público Fiscal de la Nación, la causa se inició cuando personal de la Sección “Senda Hachada” de Gendarmería Nacional, ubicada en el empalme de las rutas 34 y 81, en el departamento General San Martín, revisaron una camioneta Volkswagen Saveiro que circulaba de norte a sur con destino a la localidad de Embarcación, y empezaron a sospechar de cómo se veía el vehículo.

Así fue como los gendarmes llevaron adelante una requisa que permitió descubrir la carga ilegal de la droga, que iba en un doble fondo acondicionado en el piso de la caja del rodado.

Al llegar al puesto de control, el conductor se mostró nervioso y explicó que había salido de Salvador Mazza y que se dirigía a Embarcación.

Los gendarmes llevaron el vehículo hasta la fosa que hay en esa dependencia, y tras una requisa exhaustiva, descubrieron que parte del piso de la caja presentaba sectores con pintura fresca.

Ante tal circunstancia, y con la debida autorización judicial, desmontaron el cobertor y descubrieron también que, en los lugares recién pintados, había sido manipulado con masilla, por lo que se desmanteló el piso de la caja y dejó al descubierto el doble fondo.

Fue así como extrajeron 95 paquetes con cocaína, por un total de 101 kilos, que fue secuestrada, al igual que un teléfono celular, 37 mil pesos que el hombre llevaba consigo y la documentación del rodado.

Durante la audiencia de imputación, el fiscal se refirió a los requisitos legales establecidos por el Código Procesal Penal Federal, entre ellos el riesgo de fuga, elemento que evaluó no sólo por la alta expectativa de la imposición de una pena sino por la residencia del acusado, la cual se corroboró es en la ciudad de Salvador Mazza, contigua a la frontera con Bolivia.

Además, también señaló que el acusado ya tiene antecedentes penales por infracción a la ley de drogas.