El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, aprobó la declaración de emergencia para el estado de Florida tras el derrumbe del edificio en Miami.

Esta situación le da la potestad al Departamento de Seguridad Nacional y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) de intervenir de manera inmediata en este tipo de contextos.

A partir de ahora, será la FEMA la encargada de identificar, movilizar y proporcionar el equipo y los recursos necesarios para aliviar los impactos del derrumbe, que ya cuenta con un centenar de afectados y al menos una muerte.

Por su parte, el gobernador del estado de Florida Ron DeSantis, destacó, en una conferencia de prensa que realizó en Hillsborough Community College, la velocidad con la que el equipo de rescatistas acudió al socorro. Sin embargo, declaró: “Nos estamos preparando para algunas malas noticias dada la destrucción”.

“Gracias a los socorristas que han estado trabajando incansablemente para salvar vidas en Surfside. Sus acciones desinteresadas están brindando consuelo en un momento de dolor para la comunidad del sur de la Florida”, escribió, posteriormente, en su cuenta oficial de Twitter.