Son datos oficiales difundidos por el Ministerio de Salud en su parte diario.

El Ministerio de Salud de la Nación informó este sábado otras 338 muertes y 18.555 nuevos casos de coronavirus, en medio de la decisión del Gobierno de prorrogar las restricciones hasta el 9 de julio, en especial la profundización en el cierre de las fronteras.

De este modo, y siempre según las cifras oficiales, Argentina suma 92.317 víctimas fatales y 4.393.142 contagios desde el inicio de la pandemia.

De los últimos fallecidos, 211 residían en la provincia de Buenos Aires, 41 en Córdoba, 22 en la Ciudad de Buenos Aires, 16 en Mendoza, diez en Río Negro, nueve en Santa Fe; seis en Chaco y Salta; cuatro en Misiones y Chubut; dos en Entre Ríos y Formosa; y uno en Corrientes, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán.

El informe de la cartera sanitaria volvió a reflejar la tendencia en la baja de pacientes internados en Unidades de Terapia Intensiva (UTI), con 6.998, un descenso de 59 en un día. La ocupación de camas es de 70,3% en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y 71,6% en el resto del país.

El Decreto de necesidad y urgencia (DNU) 411/2021 firmado por el presidente Alberto Fernández y la totalidad del gabinete nacional, mantuvo el cierre de fronteras y estableció un cupo de 600 personas para el retorno al territorio nacional para “retrasar” lo más posible el ingreso de nuevas variantes, sobre todo la Delta, cuya respuesta ante “la efectividad de las vacunas se desconoce”.

“En el actual contexto epidemiológico, el riesgo de introducción de nuevas variantes, aún más transmisibles, podría generar un aumento brusco y elevado de casos, lo que llevaría indefectiblemente a una mayor mortalidad”, remarca el texto.

La norma también dispone que “quienes regresen del exterior entre el 1° de julio y el 31 de agosto, están obligados a aislarse en los lugares que determinen los gobiernos provinciales y de la CABA, durante 10 días, contados desde el testeo realizado en el país de origen”.

La estadía en los lugares de aislamiento estará a cargo del pasajero y se controlará que quienes regresaron de viaje estén en sus domicilios.

Se radicarán denuncias penales en caso de verificarse el incumplimiento del aislamiento, de acuerdo con los arts. 205 y 239 del Código Penal, por violación a medidas contra epidemias y desobediencia a autoridad pública, sancionadas con prisión de seis meses a dos años y con prisión de 15 días a un año, respectivamente.