De milagro, no hubo víctimas fatales: la megaterminal de fertilizantes Pier Doce, en el Puerto Quequén, sufrió este sábado un colapso de su sistema de descarga. Uno de los operarios debió saltar al río para sobrevivir y pudo ser rescatado.

Según informaron medios locales, el colapso se produjo por la mañana durante la descarga de un buque con fertilizantes. La estructura se desmoronó y cayó a las aguas del Quequén, en Necochea.

Crece la preocupación en el lugar por el posible derrame de químicos al río. El producto derramado sería “sulfato monoamónico” una sal inorgánica que constituye una importante fuente de nitrógeno y azufre para la nutrición de cultivos, de acuerdo al medio de la ciudad, NdeN.

El Consorcio de Gestión de Puerto Quequén desplegó el “protocolo de contingencia” y se desplegaron mallas flotantes para cercar el producto en la zona del accidente.

Las razones del colapso están bajo investigación. La terminal había sido inaugurada en diciembre del año pasado y desde el inicio hubo polémica con organizaciones ambientalistas. La construcción se anunció en 2015 y debió ser frenada en distintas oportunidades por medidas cautelares.

La estructura colapsó durante la descarga de un buque con fertilizantes (Foto: Gentileza, Diarionecochea).
Sobre un área de 5,9 hectáreas, en los sitios 11 y 12 de Puerto Quequén, la terminal cuenta con una capacidad de acopio de fertilizantes líquidos de 24 mil metros cúbicos y una celda de fertilizantes sólidos de 76 mil toneladas, informó la empresa en su inauguración.

En marzo pasado, el diputado provincial del Frente de Izquierda, Claudio Dellecarbonara, presentó en la legislatura bonaerense un pedido de informes sobre el funcionamiento de la empresa Pier Doce.

De acuerdo a la denuncia, las instalaciones de esta empresa están ubicadas demasiado cerca de una zona totalmente urbanizada, en donde hay barrios enteros, el polideportivo municipal, dos jardines, tres escuelas, comercios; y, por otra parte, a 150 metros de la central termoeléctrica de la ciudad, que cuenta con depósitos de fuel oil.

Dos de los empleados de la empresa lograron escapar antes de que la estructura cayera. Un tercer hombre debió saltar al río para salvarse. Fue rescatado de forma inmediata. Nadie resultó herido de gravedad.

El gremialista David Álvarez, Secretario General del SUPA, explicó, en diálogo con el sitio local Cuatrovientos, que “uno de los trabajadores de la misma planta se cayó al agua y lo pudieron rescatar, y dos que teníamos nuestros salieron corriendo y alcanzaron a salvarse”. “Salieron corriendo con el puente caído, de entre los fierros salieron”, agregó.