Esta grave situación hizo que el entrenador Gabriel Gómez evaluara la posibilidad de presentar su renuncia. El conjunto mendocino acumula cinco encuentros sin ganar, con cuatro empates y una derrota.

Pese a que todavía no se habilitó el regreso del público a las canchas del fútbol argentino, los barras siguen haciendo de la suyas. En este caso, un sector de la barra brava de Independiente Rivadavia interceptó el micro que transportaba a la delegación y amenazó a los jugadores, tras la derrota que el equipo sufrió a manos de Atlético de Rafaela (1-2), por la fecha 14 del torneo de la Primera Nacional.

De acuerdo a lo revelado por fuentes policiales, los violentos pararon el micro en la ruta y agredieron a jugadores y dirigentes, intentando robarles la ropa que traían desde Rafaela.

El apriete tiene relación directa con la mala racha que la Lepra está experimentando en la zona B del campeonato de ascenso, en donde acumula cinco encuentros sin ganar, con cuatro empates y una derrota. Además, los violentos estaban molestos porque no habían logrado ingresar al estadio como parte de la delegación oficial, tal como suelen hacer.


En diálogo con el diario Olé, el presidente del club, Carlos Castro, explicó parte de la situación: “Los jugadores no están heridos. Quizás los golpearon cuando quisieron sacarles alguna cosa. La situación fue grave pero estamos todos bien”.

El dirigente, indicó también que hoy habrá reunión de la Comisión Directiva del club para tratar esta situación. Esta grave situación hizo que el entrenador Gabriel Gómez evaluara la posibilidad de presentar su renuncia.

Sobre esto, el presidente fue claro y señaló que trabajará por la continuidad del DT: “Estamos todos tratando de asimilar cómo seguir con esto. Gabriel también tendrá que asimilarlo. Somos dos cabezas de grupo, él en el equipo y yo en la institucional”.

Cabe destacar que el club mendocino está atravesando una crisis económica e institucional muy grande, luego de que el presidente (Ignacio Berrios) y los dos vicepresidentes (Oscar Renna y Raúl Corvalán) renunciaron el 11 de mayo del 2020 y el club llamara a elecciones para el 19 de julio.

La comisión directiva designó a Alejandro Balderrama, por unanimidad, presidente provisorio hasta la finalización del mandato. Posteriormente, el presidente electo (actual) fue Carlos Castro.

Esta grave situación hizo que el entrenador Gabriel Gómez evaluara la posibilidad de presentar su renuncia, a partir de los sucesos violentos que se produjeron durante la jornada.


En la temporada 2020, el club había sufrido la quita de un punto por los disturbios ocasionados por los fanáticos en un partido que la Lepra disputó de local.

Pese a lo apuntado, el elenco mendocino continúa conservando la segunda posición en la tabla, con 22 unidades, a 5 de la línea del líder, Güemes de Santiago del Estero.