En el marco del Seminario web del Ministerio Católico LGBTIQ+, el Papa Francisco envió una carta a James Martin, uno de los sacerdotes más conocidos de Estados Unidos por su defensa de los católicos de la comunidad, con el fin de dar apoyo a su trabajo.

Fue el mismo Martin, que lideró dicho seminario ante mil personas, quien reveló haber recibido la misiva por parte del sumo pontífice, el líder de una de las entidades que, históricamente, más reticentes se vieron a la hora de abrir el espectro de diversidades.

Semanas antes de la conferencia, Martin le había informado sobre ella al Papa, dando a conocer que su único propósito era tender lazos con católicos de la comunidad LGBTIQ+.

A ello, Francisco respondió con unas declaraciones realmente inusuales, dándole un muy directo apoyo a la iniciativa de Martin y conformando un paso más en el acercamiento de la Iglesia al colectivo.

“Me conmovió recibir su carta en la fiesta de San Luis Gonzaga, un santo jesuita, y estoy feliz de compartirla en la fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Que San Luis y Nuestra Señora oren por todos los católicos LGBTQ, sus familias y todos los que les ministran en la iglesia”, escribió Martin en Twitter.

Esta fue la carta del Papa Francisco al sacerdote James Martin:

Quiero agradecerte por tu celo pastoral y tu capacidad de estar cerca de las personas, con esa cercanía que tenía Jesús y que refleja la cercanía de Dios. Nuestro Padre del Cielo se acerca con amor a cada uno de sus hijos, a todos y a cada uno. Su corazón está abierto para todos y para cada uno. Es Padre. El “estilo” de Dios tiene tres rasgos: cercanía, compasión y ternura. Así se acerca a cada uno de nosotros.

Pensando en tu trabajo pastoral veo que tú buscas continuamente imitar este estilo de Dios. Sos sacerdote para todos y todas, así como Dios es Padre de todos y todas. Rezo por vos para que sigas así, siendo cercano, compasivo y con mucha ternura.

Y rezo por tus fieles, tu “feligresía”, todos aquellos a quienes el Señor te pone para que los cuides, los protejas, los hagas crecer en el amor de nuestro Señor Jesucristo.