Los expertos debaten si no es prematuro quitar la protección facial, un símbolo de la pandemia. Para muchos, su uso es una barrera aún necesaria entre los inmunizados

Cuando muchos países recién comienzan a estrenar una vida sin máscaras o tapabocas, una de las barreras anticoronavirus vuelve a debatirse frente a la proliferación de infecciones por las nuevas variantes de COVID 19.

Alarmados por la virulencia de estas nuevas “especies” del SARS-CoV-2, funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han advertido que las flexibilizaciones de las medidas de protección para evitar nuevos contagios puede atentar contra los planes de inmunización encarados con las vacunas.

Incluso los expertos de la autoridad sanitaria mundial han instado a las personas completamente vacunadas a que “sigan usando máscaras y sigan tomando otras medidas para prevenir enfermarse por coronavirus”.

El surgimiento de nuevas variantes “hace que sea aún más urgente que usemos todas las herramientas a nuestra disposición para prevenir la transmisión”, sostuvo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien destacó como central para luchar contra la pandemia el uso constante tanto de la vacunación como de las medidas de salud pública y sociales.

El surgimiento de nuevas variantes “hace que sea aún más urgente que usemos todas las herramientas a nuestra disposición para prevenir la transmisión”, sostuvo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La variante altamente infecciosa del virus, llamada Delta, que se detectó por primera vez en la India, ya se ha identificado en al menos 85 países. En los Estados Unidos, donde su prevalencia se ha duplicado en las últimas dos semanas, es responsable de 1 de cada 5 cinco casos de COVID-19.

El principal médico de enfermedades infecciosas del país, Anthony Fauci, manifestó hace días que esta mutación es “la mayor amenaza” para eliminar el virus en el país.

Sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aún no han decidido cambiar sus recomendaciones con respecto a los gestos de protección para evitar contaminaciones por coronavirus. En ese sentido, siguen sosteniendo que “las personas completamente vacunadas no necesitan usar máscaras en el interior o mantener el distanciamiento social”

Separándose de esta política sanitaria, el condado de Los Ángeles ha sugerido que las máscaras faciales todavía son necesarias para aquellos que han sido vacunados debido a la variante Delta exponencialmente transmisible.

Si bien se ha sostenido que las personas completamente vacunadas parecen estar bien protegidas de las infecciones con variantes de Delta, los funcionarios de salud de este distrito aún recomiendan “que las personas usen máscaras en interiores en entornos como supermercados o tiendas minoristas; teatros y centros de entretenimiento familiar y lugares de trabajo no conozco el estado de vacunación de todos “.

Escuelas abiertas o barbijos

El debate también ha llegado al Reino Unido. Los ministros del gobierno británico también han dicho que están considerando eliminar el requisito legal de las máscaras cuando se levanten las restricciones el 19 de julio.

Pero contrario a esta posición, un parlamentario laborista, Matt Western, reintrodujo la polémica al preguntar si el cubrimiento facial no debería ser obligatorio en las aulas, teniendo en cuenta un ligero aumento de contagios en los establecimientos educativos.

Reino Unido introduce nuevamente el debate del uso del barbijo en las escuelas. El gobierno no descarta que aún debamos convivir con gestos de barrera frente a nuevas infecciones.

Desde la secretaría de Salud inglesa, aceptaron considerar que es un “tema muy importante” y que “los niños estén fuera de las escuelas es algo que ninguno de nosotros quiere ver”.

De la misma manera, Priti Patel, secretaria del Interior, señaló que conservará las suyas por el momento.

“Mire, me encantaría quitarme la máscara, pero en el momento adecuado, lo haré”, dijo al programa británico Times Radio Breakfast.

Los dichos son todo un adelanto por parte de un ministro del gobierno de Boris Johnson. Una posible confirmación que se necesiten algunas medidas todavía, algo que se escucha de ámbitos científicos, que dicen que las mascarillas y las medidas de higiene deberían permanecer.

Marcha atrás a pesar de las vacunas

Israel es otro caso de reintroducción del barbijoEl país ha debido retroceder en su decisión anterior de eliminarlas después de que el virus comenzará a circular nuevamente, a pesar de ser uno de los países más vacunados del mundo.

La Dra. Mariângela Simão, subdirectora general de la OMS para el acceso a medicamentos, vacunas y productos farmacéuticos, enfatizó en una reciente sesión informativa de la institución, que incluso las personas vacunadas deben continuar usando máscaras de manera constante, evitar las multitudes y mantener la distancia social.

Las recomendaciones también recuerdan la importancia de asegurarse de que estén bien ventilados los espacios, el lavado de manos con frecuencia y evitar estornudar o toser cerca de otras personas.

“Lo que estamos diciendo es: una vez que se haya vacunado por completo, continúe yendo a lo seguro, porque podría terminar formando parte de una cadena de transmisión’ En realidad, es posible que no esté completamente protegido“, dijo el Dr. Bruce Aylward, asesor principal de la OMS.

“Creo que el primer mensaje con el que queremos tener cuidado es decir: ‘Una vez que esté vacunado, puede seguir adelante y hacer lo que sea’”.

Israel es otro caso de reintroducción del tapabocas. El país ha debido retroceder en su decisión anterior de eliminarlas después de que el virus comenzará a circular nuevamente. Asi queda atrás el festejo de los niños en las escuelas, cuando dejaron de usarlo.

Aunque las personas que tengan pauta completa de vacunación están protegidas en gran medida de las infecciones por coronavirus sintomáticas y asintomáticas, los estudios sugieren que la eficacia de las vacunas contra la variante Delta son ligeramente menor que contra otras variantes.

Para Eric Feigl-Ding, investigador principal de la Federación de Científicos Estadounidenses en Washington, “no estamos en el nivel de las vacunas en el que podemos soltar los frenos en todo lo demás y la inmunidad colectiva detendrá las transmisiones”.

Además, teniendo en cuenta lo perniciosas y rápidas que son las nuevas variantes, “el enfoque de las vacunas no es suficiente”, agregó el experto.