“Toda la ciudad está en llamas” declaró el alcalde de Lytton, Jan Polderman. 56 bomberos y 10 helicópteros trabajan aún en la zona para extinguir el incendio que afecta gravemente a 250 personas

La letal ola de calor que azota Canadá y que afecta a la costa este de Estados Unidos que ha dejado temperaturas de casi 50º sigue cobrándose consecuencias. Después de la pérdida de cultivos, los heridos y los fallecidos por el calor extremo, Lytton, la ciudad que ha alcanzado la temperatura más alta de Canadá, 49,5º, ha sido completamente consumida por un incendio en menos de 15 minutos.

Todo comenzó con un incendio forestal debido a las extenuantes temperaturas, las más altas que se recuerdan en la historia de Canadá debido a una fuerte ola de calor, muy cerca de la localidad de Lytton, en la Columbia Británica. 

El incendio tardó menos de 15 minutos en consumirlo todo

El alcalde de Lytton, Jan Polderman emitió la orden de evacuación el miércoles (hora local) y dijo en Twitter que el incendio amenazaba las estructuras y la seguridad de los residentes de la comunidad, que se encuentra a 153 kilómetros al noreste de Vancouver. “Se aconseja a todos los residentes que abandonen la comunidad y vayan a un lugar seguro”, dijo Polderman. 

En una entrevista con la televisión canadiense CBC News, el alcalde dijo que la situación era grave para al menos 250 personas. “Toda la ciudad está en llamas”, añadió. “Pasaron como 15 minutos desde la primera señal de humo hasta que, de repente, hubo fuego por todas partes”.

Erica Berg, oficial provincial de información sobre incendios, dijo que la orden de evacuación se emitió aproximadamente una hora después de que comenzara el incendio, pero que, para entonces, aún no sospechaban que fuera tan grande ni que hiciera arder la ciudad tan rápido.

Según los informes oficiales, las carreteras al norte y al sur de la aldea fueron cerradas ya que los bomberos también se ocuparon de otros dos incendios forestales en la zona. El Servicio de Incendios Forestales de la Columbia Británica ha confirmado que 56 bomberos, 10 helicópteros y dos equipos de maquinaria pesada están aún luchando contra el incendio. Aunque se pretendía que hubiera más helicópteros, muchos no pudieron levantar el vuelo porque el calor extremos sobrecalentaba sus motores.

Los testimonios de los vecinos

Jean McKay y su hija de 22 años, Deirdre McKay se encontraban aproximadamente a 10 kilómetros al sur de Lytton, cuando sucedió todo según recoge de CBS. Comenzaron a entrar en pánico cuando empezó a llegarles el olor a humo, según cuentan.

“Todavía estaba sentado allí y preguntándome qué llevarme, mientras pensaba ‘Estoy dejando todo esto atrás’. Es difícil. Muy difícil.”, dijo McKay. “Mi otra hija llamó por teléfono antes de que perdiéramos coger nada y nos dijo: ‘salid de ahí, salid de ahí'”.

Había un recuerdo que su hija no podía dejar atrás: “Cogió la foto de mi padre de la pared”, contó McKay. “Le dije: ‘Nos vamos, pero esta es la casa que construimos para estar siempre y en la que vosotras crecistéis’. Es duro”.

Marshall Potts y Jo-Anne Beharrell, que viven a kilómetro y medio del incendio, también recibieron la orden evacuar el área el martes por la tarde. Ya habían dejado una maleta preparada en su coche el lunes por la noche, sabiendo que probablemente tendrían que irse en poco tiempo y con urgencia. “Fue muy estresante”, dijo Beharrell. “El no saber qué pasa y querer voler y controlar todo es realmente abrumador”.