Las tareas de rescate en el edificio residencial Champlain Towers South se aceleraron a medida que la tormenta tropical Elsa se acerca al estado con vientos cercanos a los 100 kilómetros por hora

El descubrimiento de cuatro víctimas más entre los escombros del edificio derrumbado en Miami elevó el número de muertos a 32 este martes, en momentos en que los renovados esfuerzos de búsqueda se ven amenazados por la llegada de la tormenta Elsa a Florida.

El asistente del jefe de bomberos de Miami-Dade, Raide Jadallah, anunció el nuevo recuento de muertes a los miembros de la familia durante una sesión informativa matutina a puerta cerrada el martes, según un video publicado en las redes sociales. Dijo que los rescatistas también han estado localizando más restos humanos y ya han eliminado 5.5 millones de libras de escombros.

Las tareas de rescate en el edificio residencial Champlain Towers South tras el derrumbe del 24 de junio en Surfside se aceleraron a medida que la tormenta tropical Elsa se acerca al estado. Vientos fuertes de 32 kph (20 mph) con ráfagas más fuertes soplaron por el área mientras nubes grises de las bandas exteriores de Elsa se arremolinaron arriba. Se esperaban bandas de lluvia en Surfside cuando Elsa se fortaleció con el potencial de convertirse en un huracán nuevamente antes de tocar tierra en algún lugar entre Tampa Bay y Big Bend de Florida y cruzar el norte de Florida.

Jadallah dijo que hubo un retraso de dos horas la madrugada del martes como resultado de un rayo. El lunes los rayos provocados por el avecinarse de la tormenta ya habían obligado a las cuadrillas a detener la búsqueda de las víctimasy una zona de garaje entre los escombros estaba llena de agua, dijeron las autoridades.

En el sitio del edificio derrumbado el martes por la mañana, se escucharon sierras eléctricas y retroexcavadoras mientras trabajadores con cascos amarillos y monos azules revisaban los escombros durante el decimotercer día.

El domingo, los equipos de rescate recibieron un gran impulso cuando la parte restante inestable del edificio fue demolido. La demolición, provocada por el temor de que la estructura pudiera caer, permitió a los rescatistas ingresar a lugares previamente inaccesibles, incluidos dormitorios donde se creía que las personas dormían en el momento del desastre, dijeron las autoridades.

“El sitio está más ocupado y activo ahora de lo que lo he visto desde que comenzamos, ahora que el edificio dañado está derrumbado”, dijo el lunes el alcalde de Surfside, Charles Burkett, y agregó que el equipo pesado ahora podía moverse libremente por el sitio.

“Continuamos enfocados en nuestra misión principal, que es no dejar piedra sin remover y encontrar tantas personas como podamos y ayudar a traer algunas respuestas a familiares y seres queridos o darles un cierre”, dijo el el Capitán Ignatius Carroll de Miami Fire Rescue.

Chances “casi cero”

Nadie ha sido rescatado con vida desde las primeras horas después del colapso. Un rescatista israelí dijo que las chances de encontrar sobrevivientes son “casi cero”.

Tratamos de ser optimistas pero también somos realistas”, dijo Golan Vach, experto que integra uno de los equipos israelíes que están en el lugar.

“Las circunstancias que hemos visto son demasiado difíciles como para decir, de manera profesional, que creemos que tenemos una buena posibilidad de encontrar a alguien con vida”, agregó.

De las 32 víctimas mortales, 26 han sido identificadas. Las últimas son el matrimonio formado por Ingrid Ainsworth, de 66 años, y Tzvi Ainsworth, de 68, que habían vivido 20 años en Australia.

Entre los desaparecidos se cuentan decenas de latinoamericanos de países como Argentina, Colombia, Paraguay, Chile y Uruguay.

Las causas del derrumbe aun no han sido determinadas, pero hay varias investigaciones en marcha.

Un informe de 2018 publicado por funcionarios de la ciudad reveló temores de “daños estructurales importantes” en el complejo, desde en la losa de concreto debajo de la plataforma de la piscina hasta columnas y vigas en el estacionamiento.

También hay varias demandas presentadas ante la justicia por personas que reclaman compensaciones por daños a la comunidad de vecinos.