El joven sufría un estado de violenta alteración, causó disturbios y le arrebató la pistola a un policía

Un joven menor de edad fue detenido este lunes por la noche en Cambrils (Tarragona) tras provocar violentos disturbios en un hotel, agredir gravemente al vigilante de seguridad y enfrentarse a los agentes de policía que acudieron al lugar alertados por la peligrosidad de las reacciones del chico. Al guardia de seguridad le propinó una paliza y le arrancó los ojos de la cara. El hombre está gravemente herido, ingresado en el hospital Joan XXIII de Tarragona. A uno de los agentes de los Mossos d’Esquadra le dio un cabezazo en la nariz y trató de arrebatarle la pistola. El chico, de 17 años, se encontraba bajo un estado de fuerte alteración y hubo que sedarlo para poder reducirlo.

Los hechos se desencadenaron sobre la medianoche del lunes, en el hotel Estival El Dorado, un establecimiento de cuatro estrellas, situado frente a la playa, cerca del límite que separa Cambrils de Mont-roig y Miami Platja. Fue la propia familia del joven quien dio la voz de alerta, tras advertir el estado de agitación que sufría. La madre del chico resultó agredida, así como otras personas que estaban en el hotel. Fuentes policiales señalan que la madre indicó que no era la primera vez que su hijo mostraba un comportamiento tan violento y refirió que podría estar bajo un brote de alteración mental.

El vigilante del establecimiento trató de intervenir, pero el chico le propinó una brutal paliza, con golpes en la cabeza y puntapiés por varias zonas del cuerpo. Luego, cuando el hombre yacía en el suelo, el chico le arrancó los ojos de la cara. Los efectivos médicos desplazados al hotel trataron de prestarle una primera asistencia pero lo trasladaron de urgencia al hospital Joan XXIII de Tarragona, con pronóstico muy grave.

El chico también se enfrentó a los agentes de la policía local de Cambrils y de los Mossos d’Esquadra que trataban de reducirle. A uno de los Mossos le dio un fuerte golpe en la cara y trató de arrebatarle la pistola reglamentaria.

El chico, finalmente sedado, quedó arrestado por tentativa de homicidio y atentado a la autoridad.