Peter R. de Vries, periodista holandés especializado en crimen organizado, fue baleado en la cabeza este martes en pleno centro de Ámsterdam, cuando el salía de un programa de televisión.

El reportero, de 64 años, fue trasladado de urgencia a un hospital de la capital neerlandesa y se encuentra en grave estado.

El ataque ocurrió alrededor de las 19:30 (hora local) en Lange Leidsedwarsstraat, una calle en pleno centro de Ámsterdam, cerca de los estudios de RTL Boulevard.

En conferencia de prensa, la alcaldesa Femke Halsema denunció el ataque y calificó a De Vries como “un héroe nacional” y “un periodista valiente”. “Fue víctima de un crimen brutal y cobarde”, dijo la funcionaria.

El periodista se encuentra “luchando por su vida” después de resultar “gravemente herido” en el ataque, indicó Halsema.

Tres sospechosos fueron detenidos tras el hecho, informó el jefe de la Policía, Frank Paauw. Uno de ellos podría ser quien efectuó los disparos.

La Policía neerlandesa anunció en un principio que buscaba a un hombre de piel blanca, complexión delgada, con un abrigo verde oscuro de estilo camuflaje y una gorra negra, que sería el autor del ataque.

De Vries es un periodista reconocido por sus investigaciones relacionadas con el crimen organizado. Incluso trabajó como informante en casos policiales y judiciales, entre ellos la causa Marengo, que implicó crímenes vinculados al narcotráfico.

En 2019 se conoció que estaba en la lista negra del narcotraficante y líder de la mafia neerlandesa, Ridouan Taghi, por entonces prófugo de la Justicia. Desde entonces comenzó a estar protegido por la Policía por amenazas de muerte. Se desconoce si mantenía un equipo de guardaespaldas al momento del ataque.

El caso Marengo es uno de los más violentos de los últimos tiempos en el país. El hermano y el abogado del testigo protegido más importante, Nabil B., fueron asesinados a tiros en Ámsterdam hace dos años, en un intento de silenciarlos para que no testificaran en el juicio en marcha con Taghi y sus secuaces.

En tanto, el gobierno convocó a una reunión de urgencia tras el ataque, mientras el líder de la ultraderecha nacional, Geert Wilders, calificó el hecho de “terrible”.