Un hombre de 28 años fue detenido en el Aeroparque Jorge Newbery cuando intentaba abordar un vuelo hacia el interior del país con 700 pastillas de éxtasis, siete troqueles de LSD y un pequeño envoltorio con la droga sintética conocida como “cristal”, informaron fuentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

El procedimiento fue realizado por efectivos de la PSA que detectaron, con la ayuda de una maquina de rayos X, cuatro paquetes sospechosos en el interior de un abrigo durante los controles preventivos de rutina de los pasajeros próximos a embarcar el vuelo número 5190 de la empresa Flybondi.

Según las fuentes, el sospechoso, al ser consultado por los efectivos, manifestó que se trataba de pastillas de éxtasis y que llevaba más cantidad en su ropa interior.

Luego de requisar al hombre y su equipaje, se comprobó que transportaba tres paquetes más de comprimidos rosados con forma del personaje Mickey Mouse, ocultos entre dos calzoncillos que llevaba puestos, y que además tenía cartones de LSD en su billetera y una bolsita con aparente sustancia “cristal”, añadieron las fuentes.

En total, los oficiales de la PSA secuestraron 700 pastillas de éxtasis; siete troqueles de LSD, un pequeño envoltorio con sustancia cristalina; 301 dólares y 2.170 pesos.

El detenido y la droga incautada quedaron a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 11, a cargo de Julián Ercolini.

El director nacional de la PSA, José Glinski, explicó que “el tráfico de estupefacientes en los aeropuertos es más complejo de lo que uno cree ‘a priori’, ya que “las sustancias sintéticas no desprenden olor y son mucho más difíciles de detectar”.

“La diversificación del narcotráfico en este ámbito no es algo nuevo, pero estos casos no se dan de manera regular como sucede con la cocaína y la marihuana”, añadió Glinski, quien también remarcó que “estos procedimientos dan indicios de la formación de mercados locales de consumo de drogas sintéticas.

“Tenemos antecedentes con este tipo de sustancias en provincias como San Luis y Córdoba. Es una dinámica para prestar atención porque podemos tener a futuro mayores detecciones en vuelos de cabotaje hacia el interior del país, que invierte un poco el orden ya que la mirada generalmente está en los grandes centros urbanos”, concluyó el director de la PSA.