Sus creadores dicen que representa el poder del COVID-19 sobre el mundo

El castillo de arena más alto del mundo se completó en Dinamarca con más de 20 metros de altura y casi 5.000 toneladas de arena, según afirmaron sus diseñadores.

Con una altura exacta de 21,16 metros (69,4 pies), el castillo es más de 3 metros más alto que uno construido en Alemania en 2019, que anteriormente ostentaba el título, según Guinness World Records.

Un total de 4.860 toneladas de arena componen la estructura intrincadamente decorada, que recuerda a una pirámide, en la pequeña ciudad costera de Blokhus.

Su creador es holandés, Wilfred Stijger, pero contó con la asistencia de 30 de los mejores escultores de arena del mundo. Dijo que quería que el castillo representara el poder que ha tenido el coronavirus en el mundo desde el comienzo de la pandemia. En la parte superior del castillo de arena hay un modelo del virus con una corona.

“Está gobernando nuestras vidas en todas partes”, dijo Stijger. “Te dice qué hacer, te dice que te mantengas alejado de tu familia y no vayas a lugares agradables. No hagas actividades, quédate en casa “.

Para hacerla más cohesiva, la arena contiene aproximadamente un 10% de arcilla y se aplicó una capa de pegamento después de que se completó para que pudiera resistir las condiciones frías y ventosas del otoño y el invierno.

Los residentes de Blokhus han estado encantados de ver elementos locales incorporados en el castillo de arena, como casas de playa y faros, así como representaciones de actividades populares como windsurf y kitesurf.

Se espera que el castillo permanezca en pie hasta que llegue la fuerte helada, probablemente el próximo febrero o marzo.

De acuerdo con el medio RTE el castillo ya fue medido por un representante autorizado de Récord Guinness y fue firmado por un testigo por lo que aparecerá en la próxima edición del afamado libro que recoge las mayores hazañas a nivel mundial.