El adolescente de 15 años brindó precisiones del caso en declaraciones hechas a través de una cámara Gesell. También contó cómo conoció a la mujer y qué pasó después del hecho.

El adolescente de 15 años que fue abusado por una portera escolar sanjuanina declaró en Cámara Gesell y brindó detalles reveladores del hecho, que causó un enorme impacto social debido a la viralización en redes sociales que tuvo el ataque sexual, reproducido en un video y tres fotos.

El menor ratificó que es amigo de la hija de la detenida, Paola Tejada. Por su relación con la adolescende de 14 años, explicó que era habitual su presencia en la casa de la la mujer y aseguró que, con anterioridad al escándalo, nunca había ocurrido nada raro.

Al referirse específicamente al día del abuso, el chico contó que se aportó a un ambiente hacia el cual se había retirado para recostarse. El alumno relató que, poco después, Tejada ingresó en esa habitación y se puso “pesada”informaron fuentes judiciales a medios locales.

El estudiante sostuvo que lo primero que le pidió la mujer fue que le sacara de sus pechos un cigarrillo. Y que no lo hizo. Detalló que la situación erótica fue “in crescendo” hasta que la mujer se colocó en caramelo en el corpiño y le propuso que lo retirara. Y accedió. Sin embargo, para el alumno, todo sucedió en un contexto de “broma.

Los investigadores del caso recoconocieron que, sugestivamente, ese testimonio estuvo en línea con la posición de la propia acusada, quien se negó a declarar en la Justicia pero, en un diálogo informal con la madre de la víctima, expresó se trató de “un juego y una broma”, al tiempo que adujo que el episodio “fue sacado de contexto”.

Esas declaraciones también están en sintonía con la posición de los abogados del otro detenido en la causa, Osvaldo Tapia, quien filmó el abuso del menor mientras lo alentaba a que accediera a los pedidos de Tejada.

Esos letrados manifestaron en la audiencia judicial por el caso que la situación se dio en medio de un clima de diversión, en una juntada en la que había varias personas, y que no fue tomado como que se cometía un delito. Puntualizaron que los reunidos festejaban y se reían, pero que nunca pensaron que hacer eso estaba mal y lo consideraron “como un juego“.

Los integrantes de Unidad Fiscal denominada ANIVI (Abordaje Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, Victimas o Testigos de Abusos Sexuales), perciben detrás de todas las declaraciones un “discurso armado”, por lo que profundizarán la investigación.