Joey planea viajes en el tiempo o piensa en pasear cuando está sonámbulo. La mujer se lo encontró con su mochila a la espalda y con un bote de laca en la mano dispuesto a salir a pasear en pijama.

Hablar mientras se está dormido puede ser la práctica más común de los sonámbulos, pero también los hay que se levantan, pasean por la casa, pretenden incluso salir a la calle y hasta mantienen absurdas conversaciones.

Es el caso de Joey, un hombre de Nashville (Tennessee, Estados Unidos) al que su mujer, Bekah Eaker, le grabó para que luego pudiera ver las locas ‘aventuras’ que quería vivir mientras estaba dormido.

La primera vez que lo vio, la mujer se quedó sorprendida con lo que le estaba haciendo su marido, pues se lo encontró con su mochila a la espalda y con un bote de laca en la mano dispuesto a salir a pasear en pijama a las tantas de la madrugada.

El hombre también ha intentado pasar la aspiradora, ha dado de comer al perro y ha hecho palomitas mientras estaba sonámbulo. Sin embargo, también se podía mantener una conversación con él, a pesar de que de lo que él quería hablar era de viajes en el tiempo.