Alejandro Salaverry (40) tenía turno para ir a vacunarse contra el COVID-19 en el Museo MAR de Mar del Plata este domingo a las 11 de la mañana.

El hombre se presentó en el lugar y siguió las instrucciones del personal. Apenas se sentó en la silla para inocularse lo redujeron.

Lo que Salaverry no sabía era que el personal sanitario del lugar, los trapitos del estacionamiento e incluso quienes esperaban para aplicarse la vacuna, eran efectivos policiales a raíz de un mega operativo de la Dirección Departamental de Investigaciones. 

Alejandro Javier Salaverry Gabarain era buscado desde el 30 octubre de 2019, por un intento de homicidio en Merlo. Aquel día el hombre discutió con un vecino al que le efectuó varios golpes y cortes en la cabeza con un machete, hecho por el cual fue imputado en una causa por tentativa de homicidio y lesiones.

Previamente el detenido había estado prófugo acusado del homicidio del cabo primero Cristian Agusti (27), un policía de 28 años de la DDI de Mar del Plata asesinado a balazos en 2003. Sin embargo, cuando la causa prescribió en 2019, se presentó ante la Justicia y dejó los tribunales libre de culpa y cargo. 

Esto significa que Salaverry, finalmente, enfrentará a la Justicia, aunque no será por el crimen de Agusti.