Se cree que fueron víctimas de una “entrega” por la forma en la que tres jóvenes delincuentes entraron y los redujeron mientras dormían en su domicilio en La Plata para llevarse un botín valuado en unos 2 millones de pesos.

Fue un violento despertar el que tuvieron Hugo (82) y Nicolasa (83) durante la madrugada del sábado, mientras descansaban en su hogar de la calle 29 entre 530 y 531, en la capital de la Provincia.

De golpe se encontraron con tres sujetos que los rodeaban en la cama, luego de haber saltado una pared al patio trasero, roto la reja y el vidrio de la ventana e ingresado en la habitación

Decididos y enérgicos los amenazaron para que revelaran dónde escondían los ahorros y objetos de valor sobre los cuales mostraron tener datos precisos, son pena de darles vuelta toda la casa para hallarlos.

Al hombre lo dejaron recostado en la cama boca abajo, con la cara envuelta en una bufanda, y a su esposa, en cambio, la arrojaron al piso por haber forcejeado con uno de los ladrones.

Una vez que la situación estaba bajo control, reunieron el botín, consistente en 10.000 dólares, 500.000 pesos, dos anillos de oro, un reloj también de oro y un celular, y huyeron sin dejar rastros.

Horas más tarde, efectivos del Comando de Patrullas y peritos de la Policía Científica se hicieron presentes en la vivienda para abrir el sumario correspondiente y poder dar así comienzo a la pesquisa.

Hasta el momento, no se tienen noticias del paradero de los delincuentes, pero los investigadores indagan entre los conocidos y relaciones líneas que los puedan conducir a una red de batidas, dada la similitud de casos de robo y estafas que eligen como blanco a personas vulnerables y de alto riesgo.