El arquero campeón de América con la Selección, tuvo un emotivo reencuentro con su familia y el primer contacto con su beba.


Fue una de las figuras de la selección argentina que logró la Copa América en Brasil y, una vez de regreso a su casa, Emiliano Martínez pudo conocer a su hija, que nació durante el torneo sudamericano. Dibu tuvo su actuación consagratoria contra Colombia, cuando atajó tres penales en la definición y tres días antes de ese partido vino al mundo su beba, con quien tuvo su primer contacto vía celular. También se hizo viral un emotivo abrazo con Santiago, su primer hijo.

Dibu Martínez pudo conocer a su hija recién nacida - Canal 9 Televida  Mendoza

“Finalmente”, fue lo que escribió el arquero en su cuenta de Instagram, donde publicó una foto en la que se lo ve besando a la nueva integrante de la familia. Pudo conocerla nueve días después de su nacimiento y luego de otro largo viaje, ya que una vez que retornó al país con el resto de la delegación, Emi voló hacia Inglaterra donde vive con su familia, ya que ataja en el Aston Villa de la Premier League.

Sin embargo, no fue el única imagen conmovedora de los Martínez, ya que también se reencontró con Santiago, su hijo mayor. En el video se advierte primero que se dio cuenta que había bajado del auto y cuando lo vio a su padre gritó “¡Papi!” y salió corriendo hacia sus brazos. Las imágenes son de su casa en Birmingham.

El reencuentro de Emi Martínez con su hijo mayor
Durante la Copa América, donde Emi se consolidó como dueño del arco argentino, también estuvo lejos del cumpleaños de Santiago, a quien saludó con un posteo de Instagram. Luego de su faena contra los colombianos, dijo “venimos de 40 días encerrados, creo que fuimos la única selección que no pudimos ver a nadie, estábamos con una burbuja realmente solos”.

Para preservar a los jugadores, la AFA armó una burbuja con sede principal en el predio de Ezeiza para evitar algún contagio de COVID-19, que también se respetó en cada una de las sedes donde jugó en Brasil. Por eso durante más de un mes los futbolistas y el resto de la delegación estuvieron alejados de los suyos.

Martínez no fue el único que vivió a distancia un nacimiento. El otro caso fue Lucas Martínez Quarta, que el 14 de junio le dio la bienvenida a su hija por medio de una historia de Instagram.

En tanto que Dibu empezó siendo titular desde el reinicio de la actividad del combinado albiceleste. Fue en el primer partido por las Eliminatorias frente a Chile jugado en Santiago del Estero, que terminó en un empate 1-1. Desde ese encuentro mostró mucha seguridad y luego el entrenador Lionel Scaloni le renovó la confianza. Volvió a salir a la cancha en el once inicial ante Colombia, donde debió salir luego de un fuerte choque en el que nunca dejó la pelota, pero no se lesionó.

Siguió como titular y en el torneo realizado en Brasil tuvo buenas actuaciones y solo le convirtieron tres goles. Es cierto que la defensa también respondió bien, pero al guardameta surgido de Independiente transmitió mucha seguridad en sus intervenciones. Su punto más alto fue en la mencionada definición frente a Colombia desde los doce pasos.

Su performance en la Copa América fue una continuidad de la buena temporada que tuvo en la Premier League. Es cierto que en primera instancia Franco Armani se perjudicó por los PCR positivos que tuvo a pesar de que ya había recibido el alta de COVID-19, luego del brote ocurrido en River en mayo. Si bien el guardameta de River no podía contagiar, las restricciones sanitarias le impidieron estar presente en los primeros cotejos donde fue reemplazado por Martínez quien se ganó su lugar.

Durante el torneo sudamericano, la selección argentina debió someterse a un periplo por 11 viajes de ida y vuelta hacia Brasil. Desde el primer partido jugado contra Chile en Río de Janeiro y la final en la misma ciudad, la delegación nacional recorrió un total de 28.436 kilómetros entre sus viajes de ida y vuelta de Buenos Aires a las distintas sedes donde jugó en Brasil durante 28 días.

El esfuerzo valió la pena y los jugadores argentinos pudieron cumplir con el gran objetivo de obtener la Copa América tras vencer a Brasil en el mítico Maracaná, nada menos. Además se cortó una sequía de 28 años sin títulos a nivel mayores. Aunque más allá del trofeo y la gloria, lo más importante para los campeones fue el reencuentro con los suyos.