La última víctima mortal fue identificada este martes como Luis F. Barth Tobar, de 51 años, cuyo cuerpo fue extraído de los escombros el sábado pasado.


Los equipos de rescate que continúan trabajando bajo los escombros del complejo residencial Champlain Towers, derrumbado en Surfside, en el condado de Miami-Dade (Florida), hallaron el cadáver de una persona y la cifra de fallecidos se elevó así a 96, según anunciaron este miércoles las autoridades.

La última víctima mortal fue identificada como Luis F. Barth Tobar, de 51 años, cuyo cuerpo fue extraído de los escombros el sábado pasado, pero fue identificado hoy, informó la policía de Miami-Dade.

“Hemos identificado una víctima adicional que triste e inesperadamente perdió la vida en el trágico colapso del edificio de Surfside. Por favor, tengan a su familia y seres queridos en sus oraciones”, señaló en su cuenta de Twitter la policía.

La cifra de personas no localizadas tras el derrumbe ocurrido el 24 de junio por causas aún no determinadas se situó hasta este martes en 14, pero hay dos de ellas que no se sabe con certeza si estaban en el edificio cuando se vino abajo.

Este martes la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, señaló que 85 de los 95 cuerpos recuperados habían sido identificados, sin contar la identificación de hoy.

Entre las víctimas, además de estadounidenses, hay argentinos, cubanos, uruguayos, colombianos, chilenos, venezolanos, paraguayos e israelíes, entre otras nacionalidades.

Levine Cava advirtió que las tareas de identificación se están haciendo más complicadas por el tiempo transcurrido desde la tragedia y cómo afecta a los restos humanos.

La investigación de las causas del derrumbe del ala noreste del edificio Champlain Towers South, en la que había 55 apartamentos, ya se inició, pero las autoridades adelantaron que será larga y compleja.

En los tribunales hay media decena de demandas presentadas contra la asociación del condominio, que tenía problemas estructurales desde por lo menos 2018, según una firma de ingenieros.

Lo que quedaba del edificio fue demolido el 4 de julio, pues la estructura estaba inestable y dificultaba las tareas de búsqueda.

Ahora se estudia qué hacer con el terreno cuando la operación, en la que han participado centenares de socorristas que han trabajo sin descanso y bajo las inclemencias meteorológicas, concluya.

El alcalde de Surfside, Charles Burkett, dijo esta semana que se está estudiando qué uso dar al solar y consultando a las familias de las víctimas para conocer lo que quieren, pues es una suerte de “lugar sagrado”.

Mientras continúan las tareas de rescate, ya hay discusiones en marcha para levantar un monumento conmemorativo en el terreno que ocupaba del inmueble.

“Todos hemos estado hablando sobre lo que podría o debería pasar con este lugar” al finalizar las operaciones de remoción de escombros y el procedimiento judicial en curso, afirmó el martes Levine Cava. “Hemos comenzado a hablar sobre el hecho de que definitivamente necesitamos un monumento. Debemos tener algún tipo de monumento conmemorativo”, dijo.

Faltaría determinar el lugar exacto de ese monumento y si abarcará todo el lugar o solo una parte, añadió la funcionaria.

Una petición en línea en la web Change.org había recabado el martes más de 1.200 firmas para que el perímetro del inmueble derrumbado “se convierta en un monumento”, estimando que el accidente “dejó numerosos muertos y que cada muerto y desaparecido debe ser recordado”.

Pero algunos residentes quieren que se construya un edificio nuevo en ese terreno, destacó Charles Burkett, el alcalde de la pequeña localidad de 6.000 habitantes ubicada al norte de Miami.