Las autoridades advierten que hay más de 1.000 contagios cada hora y señalan a las personas que no han querido vacunarse como principales causantes de esta nueva ola de coronavirus en el país.

La variante Delta del coronavirus está afectando preocupantemente a Estados Unidos en las últimas semanas y ya se ha convertido en la dominante entre los contagios del país. La Casa Blanca tiene muy claro de donde proviene este grave problema: de las personas no vacunadas y las que no están por la labor de hacerlo en ningún momento.

Lo han calificado como “la pandemia de los no vacunados” e insisten en la necesidad de que esta parte de la población de su brazo a torcer para protegerse a uno mismo y a los demás. Hay más de 1000 infecciones cada hora, unas cifras tan precisas como alarmantes. Los nuevos contagios son, en su inmensa mayoría, de personas que han preferido no vacunarse. Además, la directora de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, en sus siglas en inglés), Rochelle Walensky, asegura que el 99 % de las muertes por coronavirus en el país son de personas no vacunadas.

A estos mismo se les está responsabilizando directamente de que en varios estados estén dando marcha atrás en su plan de desescalada. Por ejemplo, en la ciudad de Los Ángeles, en California, donde han decidido volver a la obligatoriedad del uso de la mascarilla tanto en interiores como en exteriores, donde hasta el momento ya no era necesaria.

El problema de la desinformación

Para el Gobierno de los Estados Unidos, el problema de que haya tanta población reacia a recibir alguno de los sueros inmunológicos es la desinformación sobre las vacunas en internet. El coordinador de la respuesta contra el coronavirus de la Casa Blanca, Jeffrey Zients, ha insistido en que esto supone una amenaza para la seguridad del país y que lo que está en juego son vidas, seres queridos o amigos.

Más directa ha sido la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, que ha señalado directamente a Facebook como principal red social responsable de la desinformación sobre las vacunas porque, tal y como asegura, hay 12 perfiles activos que están generando el 65 % de la desinformación al respecto.