Horas de dolor y conmoción viven los familiares y amigos de Milagros Ailén Cáceres, de 22 años, asesinada este sábado mientras acompañaba a una amiga por la zona sur de Rosario.

El crimen fue brutal: desconocidos en una moto las interceptaron y dispararon sin mediar palabra. La joven recibió un tiro en el rostro y murió en el acto. Sus asesinos están prófugos.

Todo ocurrió cerca de las 17.15, en pasaje 529 (ex Guillermo Tell), entre Ayacucho y 543, en el barrio Molino Blanco, en el sudeste rosarino.

Los investigadores reconstruyeron que Cáceres iba de acompañante de una amiga en una moto cuando dos hombres, también a bordo de otra moto, las interceptaron y sin mediar palabra, les dispararon a quemarropa.

Un balazo en el rostro provocó la muerte en el acto de la joven; mientras que sus asesinos escaparon tras el ataque.

En la investigación interviene la Unidad de Homicidios Dolosos, a través del fiscal Ademar Bianchini, que le ordenó al Gabinete Criminalístico de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) el levantamiento de rastros, vainas servidas y toma de testimonios de posibles testigos.

Aún no pudieron identificar a los agresores, pero trascendió en las últimas horas que el disparo mortal habría sido efectuado por un menor de edad.

Cáceres era marcadora central en Oriental, un equipo de la Liga Rosarina de Fútbol que tenía como objetivo sacar a los chicos de la calle y contenerlos al practicar el deporte.