El Departamento de Estado de Estados Unidos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron el lunes niveles máximos de alerta en contra de los viajes a Reino Unido, debido al creciente número de casos de COVID-19 en ese país.

Las dos agencias colocaron a Reino Unido en el “Nivel Cuatro” de advertencia, que indican a los ciudadanos estadounidenses que no deberían viajar al país.

Si debe viajar al Reino Unido, asegúrese de estar completamente vacunado”, dijeron los CDC en su aviso, mientras que el Departamento de Estado expresó: “No viaje al Reino Unido debido al COVID-19”.

En mayo, el gobierno estadounidense redujo la escala de alerta sobre viajes a Reino Unido, dejándola en el “Nivel 3” que sugiere buscar asesoría en caso de emergencia.

La advertencia se produce en medio de un incremento en las cifras de casos que ya está estropeando el llamado “Día de la Libertad” del Reino Unido, una flexibilización de las restricciones relacionadas con la pandemia que apunta a anunciar la reapertura completa de una economía golpeada por su recesión más profunda en 300 años.

El Reino Unido reportó más de 54.000 casos nuevos el sábado y más de 47.600 el domingo, más que Indonesia, el actual epicentro global de la pandemia, según datos compilados por la Universidad Johns Hopkins. Las autoridades locales están pidiendo a cientos de miles de británicos que accedan a una cuarentena voluntaria durante 10 días.

Desde marzo de 2020, Estados Unidos ha impedido que ingresen al país casi todos los ciudadanos no estadounidenses que hayan estado recientemente en Reino Unido. Gran Bretaña permite visitas a Estados Unidos, pero requiere una cuarentena de 10 días a la llegada y dos pruebas negativas de COVID-19.

Funcionarios estadounidenses y ejecutivos de aerolíneas no esperan que se levanten las restricciones a los viajeros procedentes de Reino Unido hasta agosto, como muy pronto, y advierten que el relajamiento de las normas podría retrasarse aún más.

Los CDC señalaron que todos los viajeros deberían seguir protocolos como usar mascarillas y mantener una distancia de al menos 1,8 metros de otras personas.