Los asesinatos, a pocos metros de distancia uno del otro, ocurrieron este martes en Lamadrid y Constitución, en la zona sudoeste de Rosario. Una de las víctimas, un panadero del barrio, fue atacada en el negocio del “Manco” García, investigado por narcotráfico

Dos personas fueron asesinadas a balazos en la mañana de este martes en Lamadrid y Constitución, en barrio Plata, en la zona sudoeste de Rosario. Una de las víctimas, un panadero del barrio, fue atacada de múltiples disparos en inmediaciones a una distribuidora de César “Manco” García, investigado por narcotráfico y otros delitos, y la otra recibió los tiros a la vuelta de la manzana.

No estaba claro si fue un solo ataque o si la secuencia fue un asesinato, posterior tiroteo y un segundo crimen. La fiscal de Homicidios Dolosos Gisela Paolicelli estaba en el lugar del hecho. En la escena estaba el personal de la comisaría 21ª y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

Una de las víctimas fue identificada como Gaetano D. B.,  de 62 años, al que vecinos identificaron como “un panadero del barrio”. Recibió varios disparos cuando estaba en inmediaciones de la distribuidora del “Manco” García, un lugar que ya fue baleado en varias ocasiones e incluso allí ya hubo un asesinato en septiembre de 2019.

En aquel ataque del 7 de septiembre de 2019 murió Cristian Véliz y resultaron heridos un hombre identificado como Héctor A. y el propio César García, quien quedó con una discapacidad para moverse por las heridas en la columna. Por ese homicidio fue imputado Mauricio Laferrara, considerado para la Fiscalía como un sicario de la banda de Esteban Alvarado.

Gaetano D. B. fue atacado por un sospechoso que pasó corriendo y abrió fuego contra la víctima, que ingresó fallecida al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca).

La otra víctima se encontraba por calle Lamadrid y hasta el momento no estaba identificada. Se presume que es un joven.

La esquina de Constitución y Lamadrid, donde “Manco” García tiene su casa y también la distribuidora ya fue atacada en otra oportunidad. Fue en febrero del año pasado, cuando efectuaron varios balazos contra el frente e incluso balearon el patrullero que hacía custodia al domicilio por orden judicial.