Mientras que la conductora cuestionó la licitación que lanzó el Ministerio de Salud de la Nación, el periodista defendió la Educación Sexual Integral.

Al comenzar el pase de programa, Viviana Canosa se cruzó con  Luis Novaresio por la compra de 10 mil penes de madera para implementar las políticas de Educación Sexual Integral (ESI) por parte del Ministerio de Salud.

Mientras que la conductora cuestionó como “gasto innecesario” la adquisición de los elementos y manifestó que ella como madre tendrá charlas acerca de la salud reproductiva con, el periodista argumentó la importancia del Programa Nacional en favor de la salud sexual y reproductiva.

“He visto cosas insólitas. Los penes de madera no son ni consoladores ni elementos de autosatisfacción. Son para explicar algo que damos por supuesto con nuestro estándar de vida, pero que en muchos sectores de la sociedad tiene dificultades para acceder a la información. ¿Queremos educación sexual o no? Si la respuesta es ‘sí’. ¿Los penes de madera son adecuados? No sé porque no soy sexólogo”, comenzó Novaresio al finalizar su ciclo Dicho Esto e intruducir Viviana con Vos.

“Martina (hija de Canosa) tiene el privilegio de tenerte a vos como mamá. Pero hay muchas niñas que no tienen madre ni padre que estén a la altura de las circunstancias y, para eso, hay algo llamado Estado, que trata de nivelar. No sé si el pene de madera es la mejor manera. Lo que trajo esto es que nos darnos cuenta que hay un montón de pibes que no saben usar el preservativo y es buenísimo que sepan”, sostuvo el periodista.

Hacia el cierre del debate, Canosa, la misma que promovió la ingesta de dióxido de cloro -por la que murió un niño-, afirmó que hubieran destinado ese dinero para prevenir el dictamen de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, “así de paso no quedaban embarazadas las mujeres”.

“Antes de matar a una criatura, descuartizarla como es el aborto, habría que enseñar cómo cuidarse, tanto a varones como mujeres”, verbalizó la conductora.

“Viviana, misoprostol”, precisó Novaresio enfatizando cada sílaba. “Punto a parte; segunda cuestión: Ahí está, ese es el argumento. Valoro tu valentía de decir lo que pensás. En realidad, lo que se esconde es un enojo por la ley del aborto. Pero no los vi militar activamente por la educación sexual, al contrario, se oponen. Entonces, pónganse de acuerdo”, cerró.