Querubín Ayarde llegó desde Salta para las audiciones a ciegas y además de sorprender al jurado con su interpretación, contó que abandonó todo para seguir su sueño.

En la noche del martes en ” La Voz Argentina”, el primer participante de las audiciones a ciegas contó una dura historia de vida y pasó a la siguiente etapa con grandes consejos de los jurados.

Querubín Ayarde llegó desde Salta para presentarse ante los jurados con el peso de sus sueños a cuestas. “Nací con una sola pierna y uso prótesis desde los dos años”, comenzó contando en la entrevista previa con Marley.

“Sufría bullying cuando era niño por mi prótesis. Me costó mucho cuando era chico. Sueño con cantar y demostrarme a mí mismo que puedo hacerlo. Me encantaría dedicarme de manera profesional a la música”, dijo luego.

Luego de confesar que quería a Ricardo Montaner como padrino, ya que lo conoce desde chico y hasta mostrar una foto suya, salió a cantar.

Interpretó “Uno por uno”, de Alejandro Sanz, demostrando un hermoso color vocal. Desde el inicio, los jurados notaron que tenía muchas semejanzas con el autor del tema, pero a pesar de ello, Lali Espósito y Mau y Ricky le dieron su voto de confianza.

En su devolución, la actriz le dijo que existe un diferencial entre quienes se dedican profesionalmente a la música y quienes lo hacen de forma amateur, porque para triunfar hace falta ser único.

“Es fundamental ser vos mismo, porque sino no existe carrera posible, se achica mucho el publico ue pagaría plata para verte. Te ofrecemos ese camino que hacemos todos los días en la musica. El talento lo tenés. te invito a hacer ese trabajo para que brilles”, dijo para convencerlo. 

Luego de que Soledad Pastorutti hablara de que los salteños nacen cantando, Querubín contó emocionado lo que atravesó para presentarse en el casting: “Dejé todo. Vivo por la música. dejé el trabajo, el estudio. Esto es lo que quiero que sea mi trabajo”.

El salteño finalmente eligió a Lali para unirse a su equipo.