23.4 C
Santa Fe
viernes 24 de septiembre de 2021

Pedro Castillo asumió como presidente de Perú

Foto: Internet

Te puede interesar

El maestro de escuela juró como jefe de Estado de un país políticamente inestable y con el desafío de enfrentar la crisis del Covid-19 y una severa caída de la economía ; confirmó que buscará reformar la Constitución.

“Juro por Dios, por mi familia, por los campesinos, por los pueblos originarios, por los ronderos, pescadores, profesionales, niños, adolescentes, que ejerceré el cargo de presidente de la República en el periodo 2021-2026. Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva Constitución”, declaró Castillo. Así, confirmó una de sus promesas de campaña: buscará una reforma constitucional.

“Es la primera vez que nuestro país será gobernado por un campesino”, añadió el flamante presidente.

De inmediato, la jefa del Congreso, la opositora de centroderecha María del Carmen Alva, nombrada días atrás en una elección celebrada en el recinto, le colocó la banda presidencial bicolor del país.

Vestido con traje andino negro con bordados y su clásico sombrero blanco de copa alta de Cajamarca, Castillo acudió caminando de la mano de su esposa, Lilia Paredes, al Parlamento desde el Palacio de Torre Tagle, la sede de la Cancillería, a cuatro cuadras de distancia.

El flamante prometió un “cambio responsable”, con respeto a la propiedad privada y a los avances logrados en los últimos años por el país, cuya economía era una de las más exitosas de la región previo a la pandemia, aunque con una también considerable desigualdad social.

Castillo afirmó que es “totalmente falso” que su gobierno vaya a incurrir en expropiaciones o estatizaciones, como afirman sus adversarios, pero advirtió que habrá un sistema en el que “las grandes empresas no estafen al fisco” y en que el Estado asuma un rol fiscalizador en “la defensa del ambiente y los derechos de los consumidores”.

Señaló asimismo que quiere proyectos mineros para mejorar la economía local y los ingresos fiscales y afirmó que buscará mejorar los tratados de libre comercio priorizando “los intereses del país”.

En ese sentido, Castillo anunció que enviará al Congreso un proyecto para reformar la Constitución promulgada en 1993 por el entonces presidente conservador Alberto Fujimori. El nuevo mandatario afirmó que Perú no puede estar “condenado a seguir prisionero de esta Constitución”, cuestionada durante su campaña como un corsé que limita la acción del Estado en materia de economía.

“Una de nuestras principales banderas políticas, convertida ahora en una bandera de la mayoría del pueblo, es la convocatoria de una asamblea constituyente, que dote a nuestra patria de una nueva Carta Magna que permita cambiar el rostro a nuestra realidad económica y social”, dijo.

Por otro lado, anunció que “los jóvenes que no estudien ni trabajen deberán acudir al servicio militar”, que “los delincuentes extranjeros tendrán 72 horas de plazo a partir de la fecha para salir del país” y que los medios de comunicación deben ser “regulados de la mejor manera”.

Ceremonias
Tres días de ceremonias marcarán la asunción de este maestro oriundo de Cajamarca, quien tiene el desafío de superar la pandemia de Covid, reactivar la economía y acabar con las convulsiones políticas que llevaron al país a tener tres presidentes en noviembre de 2020.

Al mismo tiempo, la jura del presidente del Consejo de Ministros del nuevo presidente, que debía ser esta tarde, se pospuso para mañana jueves, en tanto los ministros de Estado jurarán el viernes.

La decisión fue tomada por el equipo de Castillo debido a que todavía no se definió por completo la nómina de integrantes del nuevo gabinete, una de las grandes incógnitas de este cambio de gobierno. De este modo, el presidente del Consejo de Ministros asumirá mañana en la ciudad de Ayacucho, donde el presidente asistirá para otra ceremonia, y los ministros de Estado el viernes en el Centro de Convenciones de Lima.

El nuevo mandatario, docente rural y líder sindical sin experiencia política, consiguió la adhesión de millones de votantes postergados durante la onda expansiva del país de más de dos décadas, y que vieron agravarse sus dificultades con la pandemia. Tras presentar un ideario de reivindicación social expresado en proclamas como la “nacionalización” de las riquezas, y la promesa de reformar la Constitución para darle más peso económico al Estado, moderó el tono y lo acercó al centro.

Poco antes que Castillo llegara a la sede del Congreso, arribó el presidente saliente, Francisco Sagasti, quien había asumido en noviembre en medio de una crisis política que llevó a Perú a tener tres gobernantes en cinco días. Muchas calles del centro de Lima estaban cercadas por la policía, que desplegó 10.000 agentes, mientras decenas de partidarios de Castillo le manifestaban su apoyo en los alrededores del Congreso.

A la juramentación asistieron el presidente Alberto Fernández y otros cuatro mandatarios de la región (Bolivia, Colombia, Chile y Ecuador), así como dos vicepresidentes (Brasil y Uruguay), el rey de España, Felipe VI, y un enviado del presidente. estadounidense, Joe Biden, el secretario de Educación, Miguel Cardona. También asistió a la ceremonia el exmandatario boliviano Evo Morales, a quien algunos comparan con Castillo por el origen rural de ambos.

Castillo, de 51 años, es católico y contrario al aborto y las uniones entre personas del mismo sexo. Ganó notoriedad en 2017 al encabezar una huelga de profesores. En el ballotage del 6 de junio cosechó el mayor apoyo en las provincias y se impuso con el 50,12% de los votos sobre la derechista Keiko Fujimori.

[comentarios]

Últimas noticias