13.3 C
Santa Fe
jueves 23 de septiembre de 2021

Tormenta de Santa Rosa: cuándo llega y cómo nació la leyenda

Imagen ilustrativa: gentileza

Te puede interesar

Este mito del año 1600 ocurre en la actualidad tras que las primeras masas de aire cálido comienzan a incidir sobre los frentes fríos al acercarse la primavera.

La tradicional tormenta de Santa Rosa llegaría con apenas días de diferencia de la fiesta de la santa, cuyo día se celebra los 30 de agosto.

Por lo anunciado por el Servicio Meteorológico Nacional, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se daría entre miércoles y jueves.  

La lluvia ya tocó otras localidades cercanas y ya se emitió un alerta amarillo que rige sobre el noreste de Río Negro, el sur de La Pampa y el sudoeste de Buenos Aires.

Además, el organismo advirtió que durante este martes, en estas áreas pueden registrarse lluvias intensas, ráfagas y/o granizo.

¿Qué se sabe de la tradicional conmemoración de la Tormenta de Santa Rosa?

El temporal o tormenta de Santa Rosa es un evento climático que de desarrolla en parte de América del Sur entre los cinco días anteriores o posteriores al 30 de agosto, fecha correspondiente a la festividad católica de Santa Rosa de Lima, la Santa Patrona de las Américas, la defensora de los pobres.

Ahora la expresión tiene su origen en una leyenda que tiene como protagonista a Isabel Flores de Oliva, que con sus rezos, a través de una fuerte tormenta,  impidió que piratas holandeses atacaran la ciudad peruana de Lima, si bien lo que sucedió fue que el capitán holandés falleció súbitamente causando que sus adláteres abandonaran el intento.

La escultura más real de Santa Rosa de Lima.

Según los meteorólogos, el evento no tiene la regularidad que el imaginario popular le atribuye, e imputan su ocurrencia al choque de las primeras masas de aire cálido que comienzan a incidir sobre los frentes fríos al acercarse la primavera.

Según el glosario meteorológico de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), para que haya tormenta, debe haber actividad eléctrica.

“Una lluvia sin la presencia de descargas bruscas de electricidad atmosférica acompañadas por un resplandor (relámpago) y un ruido (trueno), no clasifica como tormenta”, resalta el SMN.

En  regiones como la Patagonia no es común tener la formación de tormentas, así que la frecuencia de Santa Rosa es muy baja, similar a lo que pasa en Noroeste Argentino (NOA), donde la época está marcada por la estación seca y predominan los días despejados y con mucho sol.

Muy diferente es lo que sec genera en el centro y noroeste argentino. “Desde mediados y finales de agosto, la atmósfera es sometida a cambios en su circulación debido a la proximidad de la primavera, lo que favorece la presencia de aire cálido, más humedad y condiciones propicias para su desarrollo”, detallan.

“Aunque popularmente se espera que la tormenta de Santa Rosa sea más fuerte que cualquier otra, no hay evidencia de que esto sea siempre así”, añaden sobre el tema.

Un poco de estadísticas

El SMN publicó estadísticas que indicaron que en 115 años de registro, en 64 oportunidades (55% de los casos) se produjeron tormentas en esas fechas, aunque no siempre estuvieron asociadas a precipitaciones intensas o abundantes.

Se tomó como referencia la información del Observatorio Central Buenos Aires (OCBA), que posee una base de datos de más de 100 años y se encuentra dentro de la región de Argentina en donde las tormentas no son atípicas.

Las estadísticas publicadas por el Servicio Meteorológico Nacional.

El estudio consideró los datos del 25 de agosto al 4 de septiembre, 5 días antes y después de Santa Rosa, desde 1906 hasta 2020.

[comentarios]

Últimas noticias