33.5 C
Santa Fe
lunes 25 de octubre de 2021

Tensión en Tucumán: Juan Manzur no quiere dejarle la gobernación a su vice Osvaldo Jaldo

Foto: TN

Te puede interesar

La pelea en el poder provincial se coló inesperadamente en el complicado escenario nacional. Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa intentarán mediar para solucionar el conflicto.

Está claro que la interna del peronismo en Tucumán es mucho más que solo la definición de candidatos a senadores y diputados que dejaron las PASO. Juan Manzur y su vice Osvaldo Jaldo lograron sostener el histórico 50 % de votos a favor del Frente para Todos y consagraron a las tierras de la Negra Sosa como una de las pocas provincias donde ganó el Justicialismo junto con Catamarca, Formosa, La Rioja, Salta, San Juan y Santiago del Estero en las últimas elecciones.

Sin embargo, lo que desnudó brutalmente las diferencias que mantienen desde hace ya bastante tiempo, Gobernador y vice tucumano, fue el pedido de Cristina Fernández de Kirchner de colocar a Juan Manzur como nuevo jefe de Gabinete del presidente Alberto Fernández.

Alberto Fernández viaja a La Rioja

Manzur no quiere que lo suceda en el cargo de gobernador, Osvaldo Jaldo, con quien está enfrentado políticamente. Y aceptar el desafío de ocupar la Jefatura de Gabinete disparó las negociaciones que lleva adelante el gobierno nacional para evitar que Jaldo asuma la gobernación en reemplazo de Juan Manzur. ¿Habrá sido la condición de Manzur ante Alberto Fernández y Cristina Kirchner para mudarse de Tucumán a Balcarce 50?

Una vez que se oficializó la designación de Manzur como flamante jefe de Gabinete de Ministros, comenzaron las insistentes llamadas al celular de Jaldo desde Buenos Aires para ofrecerle la presidencia del directorio del Banco Nación o la secretaría de Provincias del Ministerio del Interior, cargos que finalmente rechazó. Quienes habrían oficiado de interlocutores para tratar de convencerlo, serían el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y el propio Alberto Fernández.

A todo esto, la presidenta de PRO, Patricia Bullrich, no tardó en salir al cruce usando su cuenta de Twitter y cuestionó estas negociaciones: “Presidente, ofrecer cargos a un vicegobernador electo para que el elegido jefe de gabinete Juan Manzur pueda seguir ‘controlando’ su provincia, es una práctica típica de un poder clientelar. La pagamos con el dinero público y viola la idoneidad constitucional para los cargos” , disparó en un primer posteo.

“Presidente: absténgase de entrometerse en el orden legal sucesorio de la provincia con plata de los argentinos. Es una negociación incompatible con la ética que deberían tener un presidente y un gobernador”, remató así el hilo la exsecretaria de Seguridad durante el gobierno de Mauricio Macri.

Jaldo desde Tucumán adelantó que está dispuesto a asumir el rol que le corresponde al frente del Poder Ejecutivo provincial, aunque desde su entorno creen que una llamada de la vicepresidenta de la Nación podría torcer su postura. “Decirle que no a Cristina sería muy difícil”, admitieron.

“Felicitamos y valoramos la actitud del gobernador Juan Manzur en estos momentos difíciles de asumir como Jefe de Gabinete en el gobierno de nuestro Presidente Alberto Fernández y nuestra vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner poniéndonos a disposición en lo que haga falta”, declaró Jaldo en redes sociales.

Nuevos ministros: Juan Manzur jefe de Gabinete y Aníbal Fernández, en Seguridad

La decisión de reemplazar a Manzur como gobernador interino por ahora se mantiene firme, según sus propias palabras, tal como manda el artículo 91 de la Constitución Provincial “en caso de muerte, renuncia, enfermedad, ausencia u otro impedimento del Gobernador”.

De hecho, desde el sector que responde a Jaldo, manifestaron que en caso de asumir el rol de gobernador interino, la decisión del vicegobernador de Tucumán es solicitarle al presidente Alberto Fernández que lo reciba en su despacho este martes o miércoles para “manifestarle los desafíos políticos y de campaña con los que piensa encarar el futuro en vistas a las próximas elecciones”.

Entre otras decisiones, señalaron también la intención de ratificar a todo el gabinete que viene trabajando con Juan Manzur, pero poner especial atención durante un periodo al Ministerio de Educación que dirige Juan Pablo Lijtchmajer y al de Seguridad a cargo de Claudio Maley, carteras que fueron foco de las principales críticas del Jaldismo en contra de Manzur durante la interna.

“El hecho de que el presidente y la vicepresidenta se hayan fijado en un gobernador como Manzur para confiarle el máximo cargo en el gabinete, habla bien de lo que se viene haciendo en la provincia. Nos hemos salvado de la ola amarilla gracias a la interna. Ahora necesitamos la habilidad y un gesto de grandeza para unir al peronismo. Si a mí me toca hacerme cargo del Poder Ejecutivo, lo asumiré. No tengo inconvenientes ni impedimentos, mucho menos temor. Me haré cargo transitoriamente hasta que el gobernador decida su vuelta. Cumpliré mi rol institucional, el de vicegobernador, y soy plenamente consciente que ese ejercicio es transitorio”, declaró Jaldo al diario La Gaceta.

Para que Osvaldo Jaldo asuma como gobernador interino de Tucumán, será necesario que ingrese este lunes un pedido de licencia o un DNU de parte del gobernador Manzur, previo a jurar como Jefe de Gabinete ante el Presidente. El tratamiento podría resolverse durante la mañana en 15 minutos, ya que desde el Poder Legislativo provincial adelantaron que no habrá impedimentos.

Lo cierto es que las insistentes llamadas y ofrecimientos desde Buenos Aires para lograr que Jaldo no asuma la gobernación de Tucumán, hasta el momento parecen no lograr los resultados que Manzur esperaba cuando aceptó su nuevo rol cómo nuevo Jefe de Ministros.

[comentarios]

Últimas noticias