“Los amigos bajaron pero no lo podían sacar porque estaba herido. Tenía un par de cortes en la cabeza”, contó. Por ese motivo debió intervenir la Policía, Prefectura y personal médico del Sies.

Los rescatistas descendieron y lo colocaron en una camilla especial, sujetado, para poder subirlo y luego llevarlo en ambulancia para su asistencia.