31.9 C
Santa Fe
miércoles 8 de diciembre de 2021

Ola de ataques en discotecas británicas: jóvenes denuncian haber sido inyectadas con droga

Imagen ilustrativa: gentileza

Te puede interesar

La policía británica investiga el caso después de que varias jóvenes descubran una marca en su cuerpo tras perder la memoria.

La ministra de Interior británica, Priti Patel, ha elevado la voz de alarma a raíz de un aumento de los casos de mujeres drogadas en el mundo de la noche. Pero esta vez, la Policía británica se enfrenta a un modus operandi muy novedoso. Las víctimas aseguran haber perdido el conocimiento tras sufrir un pinchazo con droga mientras bailaban en la discoteca.

“Murder 8”, la nueva droga sintética que azota a Estados Unidos

En base a la primeras investigaciones descritas por The Guardian, la sustancia inyectada sería similar a la llamada ‘droga de violación’, que se introduce a escondidas en la bebida de la víctima para cometer agresión sexuales sin que está recuerde nada de los sucedido al día siguiente. Aunque con un efecto narcótico similar, este nuevo sistema emplea una inyección que deja tras su aplicación una marca.

“Dance”, la nueva droga sintética de la noche

Estos narcóticos suelen ser Rohypnol (roofie) o Gamma Hidroxibutirato (GHB), según la web Kidshealth.org. El Rohypnol es vendido en algunos países como pastilla para dormir y crea una gran somnolencia, según la web. El GHB se presenta en forma de líquido incoloro y puede tener un efecto depresor causando desmayos y pérdidas de la conciencia.

Las víctimas afirman haber tenido la sensación de picor y la necesidad constante de rascarse

 También las víctimas han reportado sentir náuseas, somnolencia y la sensación de estar muy ebrio. Las afectadas afirman haber tenido la sensación de picor y la necesidad constante de rascarse, según afirma la Policía de Nottighamsire en una nota de prensa, 14 mujeres y un hombre han reportado haber sentido el pinchazo en los últimos días.

El Comisario de Policía y Crimen de Nottighamsire ha confirmado en una nota de prensa que ”están llevando a cabo una estrategia para abordar la violencia contra las mujeres en la ciudad” y que siempre pueden ”llamar a un teléfono de Atención a las víctimas si sienten cualquier amenaza”.

Los primeros incidentes que constan en los informes policiales son del 9 de octubre en Escocia. En la discoteca Liquid Room de Edimburgo una mujer fue inyectada con una sustancia no confirmada. Ese fin de semana a otra mujer le pincharon con una aguja en el Tingle Bar de Stirling.

Algunas de las mujeres afectadas han decidido publicar en redes sociales como TikTok la marca provocada por las inyecciones, para así dar visibilidad a todos los casos.

 

Después, los incidentes se extendieron por regiones como Inglaterra, concretamente en las ciudad de Nottinghamsire. La policía de esta ciudad ha recibido enormes avisos y ha llegado a detener a un hombre de 20 años que más tarde fue puesto en libertad bajo fianza.

Las autoridades policiales ya han comparecido en el parlamento británico para reclamar más información acerca de esta tendencia delictiva. Por el momento, ya se han registrado 12 casos parecidos desde principios de septiembre. Uno de los más conocidos es el de Sarah Buckle, una joven de de 19 años que relató su historia en un programa británico.

El caso de Sara Buckle

La historia de Sarah comienza en una discoteca de la ciudad de Nottingham a la que acudió con su grupo de amigos para celebrar Freshers Week, una semana de bienvenida organizada por las universidades para los estudiantes de nuevo ingreso. Lo siguiente que recuerda son los vómitos y la pérdida del habla. Horas más tarde despertó en la cama de un hospital con un “dolor agudo y agonizante” en la mano y un marca que probaba haber recibido un “pinchazo”.

Sarah tiene “cero recuerdos” de aquella noche, pero está segura de que “no había tomada nada”. Fueron sus amigos quienes llamaron a emergencias cuando la joven calló al suelo inconsciente. Todavía sigue confundida, “no puedo entender por qué hacen esto y qué hubiera podido pasar si mis amigos no hubieran estado allí”, confiesa.

El caso de Sarah solo es el último de una larga lista de ataques que ahora  investiga la policía británica.

Tan solo la  Policía de Nottinghamshire ha recibido 15 denuncias, la primera de ellas el pasado 2 de octubre, de acuerdo con la cadena británica BBC.

También las autoridades escocesas están desarrollando pesquisas, y otros casos se han reportado en Edimburgo, Dundee y Glasgow.

Al igual que la joven, varias otras víctimas (la mayoría mujeres) declaran no haber sentido ningún pinchazo: solo un repentino mareo y la pérdida de conocimiento.

El caso de Zara Owen

Zara Owen es una estudiante de Nottinghamshire de solo 19 años que el día 10 de octubre visitó un local nocturno con sus amigos. La adolescente estudia francés y español en la Universidad de Nottingham, y fue al Club Pryzm con sus amigos.

”Es algo que oyes en los medios pero nunca crees que te vaya a ocurrir a ti”

Lo primero que hizo al entrar en la discoteca fue ir a la barra y pedir una bebida. Tras ello todos sus recuerdos se disiparon y lo único que se sabe es que su amiga la encontró en un restaurante para llevar fuera de la discoteca, lo que podría implicar que la adolescente salió del club nocturno con la persona que le pinchó. En su cuenta de Twitter, Zara ha decidido denunciar lo ocurrido.

Ella asegura que esa noche había bebido menos de lo habitual y que nunca había tenido ningún percance con la bebida, se sorprendió al descubrir una pequeña marca de pinchazo en la pierna. Zara afirmó para BBC News ”realmente tengo miedo. Es algo que oyes en los medios pero nunca crees que te vaya a ocurrir a ti”.

Boicot a los locales nocturnos

La ola de agresiones ha puesto en pie de guerra a los estudiantes y más de 50 universidades del Reino Unido han lanzado una campaña por Internet para boicotear los locales nocturnos. El grupo llamado ”Girls Night In” propone boicots desde el 25 de octubre al 3 de noviembre y expone historias de estas mujeres en sus publicaciones.

La jornada de protesta que tendrá lugar el 28 de octubre, exige mayor protección para los jóvenes cuando salen de fiesta. También se ha lanzado una campaña en Change.org para instar al gobierno a obligar a los dueños de hostelería y trabajadores a tomar mayores precauciones en sus instalaciones. La recogida de firmas ha llegado ya a las 50.000 firmas.

Virus como la hepatitis B o C

Un pinchazo repentino en una discoteca no solo puede provocar una mala noche, sino que puede tener consecuencias irreversibles. Según el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) un pinchazo con una aguja no desinfectada puede provocar virus como el de la hepatitis B (VHB), hepatitis C (VHC) o incluso el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que puede derivar en sida.

Este tipo de virus pueden provocar insuficiencia hepática, cáncer de hígado o cirrosis y cicatrices permanentes en el hígado.

 

 

 

 

 

[comentarios]

Últimas noticias