27.4 C
Santa Fe
sábado 26 de noviembre de 2022

El Gobierno boliviano criticó a la Iglesia por convencer a una niña de no abortar

Foto: Gentileza

Te puede interesar

El Gobierno de Bolivia se metió de lleno este sábado en un caso que conmocionó al país entero y condenó lo que consideró como la intromisión de la Iglesia Católica para convencer a una niña de 11 años -que había sido violada repetidamente por un familiar de 60 años- a no seguir adelante con la interrupción voluntaria de su embarazo que ya había iniciado.

“No es posible que terceras personas, ajenas al entorno familiar de esta pequeña a la que se han vulnerado muchísimos derechos, hayan ingresado al hospital, de acuerdo a información, a hacer una especie de reflexión a la niña de contenido altamente religioso, regalándole rosarios, regalándole vírgenes, dando explicaciones que por supuesto no corresponden desde ninguna perspectiva a una menor de edad. Esto no solamente es indignante, sino que vulnera una serie de derechos de una menor”, denunció la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, en una conferencia de prensa, citada por la agencia de noticias nacional ABI.

Córdoba: la Iglesia Mormona habría pagado 4,5 millones para tapar una violación

La funcionaria agregó que ya se presentó una denuncia ante el Juzgado Público de la Niñez y Adolescencia de Santa Cruz para pedir la protección de los derechos de la niña y que se sancione a terceras personas ajenas a la familia que vulneraron sus derechos.

Además, contó que pidió sanciones también para las servidoras y servidores públicos, y terceros, por acciones y omisiones que vulneraron los derechos de la menor de 11 años y que no cumplieron con la protección integral de la niña al permitir el ingreso de personas ajenas al entorno de la niña al Hospital de la Mujer Percy Boland, donde ya había iniciado el proceso de interrrupción voluntaria del embarazo.

Según la ministra, la convencieron con discursos que “romantizan la violación”.

“No es posible que se haya vulnerado los derechos a la privacidad, a la confidencialidad, al resguardo de la identidad de la niña por terceras personas ajenas al entorno familiar, eso es algo no puede quedar sin investigaciones como lo hemos señalado y sin las sanciones correspondientes”, continuó y agregó el mismo grito que tantas mujeres y manifestantes repitieron en los últimos días en las redes sociales en Bolivia: “¡Las niñas son niñas, no madres!”.

El caso, que sucedió en el municipio de Yapacaní -en el departamento de Santa Cruz, en el este del país-, ha tenido una fuerte repercusión en todo Bolivia en la última semana.

Una iglesia bautista de Mississippi es la primera en aceptar donaciones de criptomonedas

Durante más de nueve meses, la niña abusada sexualmente por el padre de la actual pareja de su madre. La familia recién fue descubierto cuando la menor sintió “movimientos extraños” en su vientre y lo contó. Para ese momento, ya tenía 21 semanas de gestación.

Una tía de la niña denunció al abusador, que fue detenido y espera ser juzgado en una cárcel. También inició el trámite para una interrupción voluntaria del embarazo, que se puso en marcha de inmediato de manera correcta.

Sin embargo, la mediatización del caso, que incluyó la divulgación de los datos personales de la menor, desataron una importante reacción de la Iglesia Católica y grupos antiderechos que lograron acceder a la niña y la convencieron de no abortar, según denunció primero la Defensoría del Pueblo de Bolivia.

[comentarios]

Últimas noticias