El daño psicológico que provoca la intolerancia