27.8 C
Santa Fe
viernes 2 de diciembre de 2022

Maxi Rodríguez se despidió del fútbol profesional

Foto: Rosario 3

Te puede interesar

“Esta foto no me la voy a olvidar nunca”. La Fiera vivió su último partido con la camiseta rojinegra ante Banfield. Jugó bien, tuvo chances de gol y se fue a los 11 minutos del segundo tiempo

Maxi Rodríguez tuvo esta noche una despedida acorde a su estatura de caballero del fútbol: amado por sus hinchas, venerado por sus compañeros y respetado hasta por sus rivales.

En el cotejo ante Banfield, este lunes 6 de diciembre de 2021, la Fiera dejó oficialmente la actividad futbolística profesional. Al menos dentro del campo.

Maxi Rodríguez anunció que se retira del fútbol profesional

“Es un momento difícil para habar, se me vienen a la cabeza muchas cosas. El esfuerzo, el sacrificio. Les quiero agradecer a mi familia porque siempre estuvieron y querían que cumpliera el sueño de jugar en primera. Con su apoyo se me hizo más sencillo”, dijo cuando el estadio estaba a oscuras y el partido ya era historia.

“Y después agradecerle a esta gente maravillosa: esto es único, me voy con esta foto que no me voy a olvidar nunca”, tiró entre lágrimas, un rato antes de que le pasaran un video emotivo y retumbara en el Coloso la melodía del Himno Nacional.

La noche empezó con la salida al campo: después de un ingreso con papelitos, pancartas y hasta caretas de la Fiera, siempre acompañado por sus hijas Alma y Aitana, el 11 ñubelista se sacó la camiseta especial y se quedó con la de juego para afrontar su último partido.

Pasaron 286 encuentros disputados y 94 goles en una carrera que tuvo varios hitos: los tres mundiales (protagonismo estelar con sus goles a México en Alemania y contra Holanda por penales en 2014), el título juvenil en 2001 y sus pasos por Atlético Madrid y Liverpool.

Mientras estuvo en cancha, tuvo algunos destellos de su calidad: a los 2’ casi convierte pero lo taparon; a los 37’ no pudo en el mano a mano ante Cambeses; y a los 47’ pateó a las manos del golero un tiro libre cruzado.

Newell’s oficializó el regreso de Maxi Rodríguez

A los 11 minutos del epílogo, el tiempo se detuvo: el cartel del asistente mostró el número 11 y los fuegos artificiales le pusieron el toque épico a una despedida como sólo los grandes pueden tener: uno por uno, sus compañeros lo abrazaron mientras los adversarios lo aplaudían.

Maxi besó el césped, agradeció y se fue al banco llorando. Y así siguió un buen rato, tratando de asimilar que estaba viviendo eso que los futbolistas tanto temen: el punto final. Aunque al señor Maxi Rodríguez tendrá, una vez superada la emoción, muchos motivos para sonreír.

[comentarios]

Últimas noticias