13.8 C
Santa Fe
sábado 24 de septiembre de 2022

La increíble historia de Miguelito, el perro héroe que salvó a una familia de un incendio

Gentileza

Te puede interesar

Fue rescatado de la calle tras haber sufrido maltratos. En la casa de familia de tránsito que lo alberga, se prendió fuego un tablero electrónico de la cochera. El perro les dio aviso de peligro y pudieron salvarse. Relatos mínimos que inspiran.

Se llama Miguelito, pelaje negro de patas y hocico blanco. “Dios mira el mundo a través de los ojos de los perros”, dice la letra de una vieja canción, y quizás algo de verdad haya en esa poesía: Miguelito, que fue rescatado tras haber sido maltratado y abandonado hace un año, que quedó tirado en la calle y arrastrándose con sus dos patas delanteras, salvó a la familia de tránsito que hoy lo acoge de un incendio que pudo haberse transformado en tragedia. Así, el perro se volvió un pequeño héroe.

 

La familia que lo aloja (y que a su vez lo rescató de la calle) tiene una casa muy grande, en barrio Roma. El principio del incendio se dio en un tablero eléctrico (lo más probable es que se debió a un cortocircuito) que está ubicado en la cochera de la vivienda. Miguelito estaba atento a lo que ocurría, y fue a buscar a la familia, a darle aviso urgente del peligro. Los fue a buscar arrastrándose a gran velocidad, ladrando y ladrando, saltando con sus dos patitas. Y fue llevando a los integrantes del grupo familiar hasta el lugar donde se estaba quemando todo.

 

“Las paredes ya estaban negras por el fuego. Se habían incendiado una colchoneta (que había caído prendida fuego sobre el capó del auto) y unos sillones. Había un automóvil… Pudo haber ocurrido un desastre, pero gracias a este perro maravilloso, el episodio no pasó a mayores”, le narra a El Litoral Susana Levin, referente de Perros Comunitarios Santa Fe, una red independiente dedicada al proteccionismo.

Coronavirus: los perros y gatos no se contagian ni pueden transmitir la enfermedad

“De no ser por Miguelito, hubiera ocurrido una desgracia”, contó Adriana, rescatista del perro e integrante de la familia que lo acoge. “Cuando vio el fuego, se arrastró a gran velocidad para alertar del peligro. Ladrando y saltando a su manera, llevó a la familia hasta donde estaba el foco de incendio, que ya se había empezado a extender”. Desde que Adriana rescató al perro, lo tiene en tránsito en su casa. “Es un perro admirable. El mejor compañero que te podés imaginar, muy cariñoso, y se lleva muy bien con perros y gatos”, dice.

 

Miguelito es un can joven, y eso lo ayuda porque sabe manejar distintas velocidades con su carrito ortopédico (no tiene motricidad en las patas traseras). Incluso cuando no tiene puesto el carro, sabe arrastrarse. “Sus patas delanteras son fuertes. Nosotros le estamos haciendo fisioterapia, y se le adaptó el carro para que él solo lo pueda manejar. Tiene dañada la columna y no podrá volver a caminar. Debe usar pañales”, dice Levin.

 

La familia es la rescatista del perro héroe, que hoy está en tránsito. Fue quien lo salvó de la muerte, ya que de haber seguido en esas condiciones, el perro no hubiese sobrevivido. Esto quiere decir que el perro héroe está en adopción (ver Para adoptarlo). Ahora le dicen “El bombero Miguelito”, y “recibió mimos y premios extra de todos”, dice en su cuenta de Instagram Perros Comunitarios.

 

La idea de lo comunitario, clave

Como red independiente que trabaja por el proteccionismo animal, “nos ocupamos de los perros sin familia y en situación de calle, rescatándolos del maltrato y del abandono. Una vez que rescatamos a un perro, nunca más éste vuelve a la calle. No cobramos cuota societaria ni recibimos subsidios. Todo nuestro trabajo se hace con colaboraciones de la gente. Tenemos más de 700 perros”, explica Susana Levin. El equipo coordinador cuenta con siete personas.

Pero hay otro concepto interesante que aporta la referente. La red proteccionista trabaja con perros barriales, que fueron rescatados del maltrato y del abandono y que hoy son cuidados por grupos de vecinos. “El acento está puesto, justamente, en la idea de lo comunitario. Armamos grupos de vecinos barriales, madrinas y padrinos, que se ocupan de cada perro barrial: todos los días se lo alimenta, tienen atención veterinaria, cuentan con sus cuchas comunitarias que las hacemos nosotros, y abrigo en invierno… Todo con la colaboración de la gente”, resalta la referente.

El IMUSA realizó 8.000 intervenciones gratuitas a perros y gatos

“Nosotros defendemos al proteccionismo. Abogamos por un cambio de mirada, de perspectiva; quien educa en proteccionismo también educa en justicia e inclusión, porque se trata de proteger al más débil”, cierra Levin.

 

Para adoptarlo

Los interesados en adoptarlo deben comunicarse al 342 511 8039. “Llamanos y tenemos una charla. Es más sencillo de lo que imaginás, y podemos hacer unos días de prueba. Después, te seguimos acompañando. La próxima vez que nos pregunten si Miguelito es discapacitado, responderemos: “No: sólo se desplaza diferente”, dicen desde Perros Comunitarios Santa Fe.

 

Contactos

En las redes, se puede establecer contacto con Perros Comunitarios Santa Fe vía Instagram (@perroscomunitariossantafe) y por Facebook (PerrosComunitariosSantaFe). Teléfono: 0342-5118039.

[comentarios]

Últimas noticias