10.8 C
Santa Fe
viernes 1 de julio de 2022

Shanghai y Beijing endurecen restricciones ante el nuevo brote de COVID-19

Foto: Archivo

Te puede interesar

Las dos mayores ciudades de China reforzaron el lunes las medidas de restricción del COVID-19 para sus residentes, lo que suscitó una nueva frustración e incluso dudas sobre la legalidad de su inflexible lucha contra el virus.

Mientras las autoridades luchan contra los peores brotes de COVID-19 en China desde el comienzo de la pandemia, las autoridades de su ciudad más poblada, Shanghái, han lanzado un nuevo impulso para acabar con las infecciones fuera de las zonas de cuarentena a finales de mayo, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Aunque no ha habido ningún anuncio oficial, durante el fin de semana algunos residentes de al menos cuatro de sus 16 distritos recibieron avisos diciendo que ya no podían salir de sus casas ni recibir entregas como parte del esfuerzo por reducir a cero las infecciones en la comunidad.

Se cumple un mes de confinamiento estricto por coronavirus en Shanghai

“¡Vuelvan a casa, vuelvan a casa!”, gritó una mujer a través de un megáfono a los residentes que se encontraban bajo las torres de apartamentos en uno de esos complejos el domingo.

Dos residentes de un quinto distrito, Yangpu, dijeron que se les había notificado la adopción de medidas similares y que las tiendas de comestibles de sus barrios cerrarían como parte del esfuerzo.

La indignación de la población se vio exacerbada por los relatos en línea de las autoridades que obligaban a los vecinos de los casos positivos a entrar en cuarentena centralizada y les exigían que entregaran las llaves de sus casas para desinfectarlas, lo que los expertos jurídicos denunciaron como ilegal.

Trabajadores con trajes protectores inspeccionan la información de salud en los teléfonos móviles de los clientes fuera de un supermercado reabierto, en medio del brote de coronavirus en Shanghái. China Daily vía REUTERSTrabajadores con trajes protectores inspeccionan la información de salud en los teléfonos móviles de los clientes fuera de un supermercado reabierto, en medio del brote de coronavirus en Shanghái. China Daily vía REUTERS

Un vídeo mostraba a la policía forzando una cerradura después de que un residente se negara a abrir una puerta.

En otro caso, circuló por internet la grabación de una llamada en la que una mujer discutía con representantes del Gobierno exigiendo que se rociara desinfectante en su casa, a pesar de haber dado negativo en las pruebas.

El profesor Tong Zhiwei, quien enseña derecho en la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de China Oriental, escribió en un ensayo que circuló ampliamente en las redes sociales el domingo que tales actos eran ilegales y debían cesar.

“Shanghái debería dar un buen ejemplo a todo el país sobre cómo llevar a cabo la labor de prevención del COVID-19 de forma científica y legítima”, escribió Tong.

Shanghai flexibilizó el confinamiento pese a registrar 19 mil casos de COVID-19

Este tipo de medidas sólo deberían adoptarse bajo el estado de emergencia, afirmó en el ensayo, para el que dijo que más de 20 académicos habían hecho aportaciones.

Liu Dali, abogado de uno de los mayores bufetes de China, escribió una carta similar a las autoridades.

Al menos cuatro de sus 16 distritos recibieron avisos diciendo que ya no podían salir de sus casas ni recibir entregas como parte del esfuerzo por reducir a cero las infecciones en la comunidad. China Daily via REUTERS  Al menos cuatro de sus 16 distritos recibieron avisos diciendo que ya no podían salir de sus casas ni recibir entregas como parte del esfuerzo por reducir a cero las infecciones en la comunidad. China Daily via REUTERS

Las copias de ambas cartas han sido censuradas en internet, aunque los usuarios han publicado capturas de pantalla. Las publicaciones de la cuenta de Tong en las redes sociales del sitio Weibo fueron bloqueadas a última hora del domingo.

Liu y Tong no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

China se mantiene firme en su política de “cero contagios” para luchar contra una enfermedad que surgió por primera vez en la ciudad de Wuhan a finales de 2019, a pesar de los crecientes estragos en su economía.

Las autoridades han advertido contra las críticas a una política que dicen que está salvando vidas.

Señalan que el número de muertes es mucho mayor en otros países que han suavizado las restricciones, o las han eliminado por completo, en un intento de “vivir con el COVID-19” a pesar que las infecciones se están extendiendo.

“Debemos insistir en la regulación del flujo y el control del movimiento de personas”, dijo el gobierno municipal de Shanghái en respuesta a las preguntas de Reuters sobre las últimas restricciones.

Los residentes hacen fila para las pruebas de ácido nucleico durante el encierro en Shanghái. REUTERS/Aly SongLos residentes hacen fila para las pruebas de ácido nucleico durante el encierro en Shanghái. REUTERS/Aly Song

Debe evitarse un enfoque “único” y se permite a cada distrito endurecer las medidas en función de su propia situación, dijo.

El lunes, Shanghái informó de un descenso de nuevos casos por décimo día consecutivo.

[comentarios]

Últimas noticias