13.8 C
Santa Fe
martes 9 de agosto de 2022

Chile: un centenar de personas se intoxicaron debido a la contaminación industrial

Foto: gentileza

Te puede interesar

Más de 105 personas han sido intoxicadas desde el lunes por la contaminación industrial que emana de las localidades de Quintero y Puchuncaví, una zona conocida como el “Chernóbil chileno” y que desde hace décadas está afectada por una crisis ambiental provocada por la industria pesada.

En un comunicado, la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) confirmó este miércoles “un nuevo episodio de afectación a la salud de la comunidad de esta zona, con un registro de 105 personas atendidas en el Hospital de Quintero, Atención Primaria de Salud (APS) de Quintero y APS de Puchuncaví”.

Video: En Chile se esconde un gigantesco basurero de ropa en el desierto de Atacama

El lunes, más de 75 personas, al menos 50 escolares, fueron intoxicadas por una alta concentración de Dióxido de Azufre (SO2) de 1.327 ug/m3 registrada en la Estación de Calidad del Aire de Quintero, cinco veces superior a la norma.

Quintero y Puchuncaví, dos localidades costeras que suman unos 50.000 habitantes, son consideradas “zonas de sacrificio ambiental” desde que en 1958 el gobierno chileno decidió relegar la pesca artesanal y la agricultura para convertir la zona en un polo industrial que hoy alberga cuatro termoeléctricas a carbón y refinerías de crudo y cobre.

La Fiscalía de Quintero abrió una investigación tras una denuncia que dio cuenta de la intoxicación masiva de adultos y niños.

“Se despachó una orden de investigar a la Bidema (Brigada Investigadora de Delitos Contra la Salud Pública y el Medioambiente), dando un plazo de 30 días para informar”, manifestó Luis Ventura, fiscal jefe de Quintero.

Las autoridades locales declararon la zona bajo emergencia ambiental, suspendieron las clases y prohibieron la actividad física y las fuentes de calefacción.

Según informes médicos, los enfermos presentaron cefalea, picor en los ojos, garganta y nauseas.

La organización medioambientalista Greenpeace calificó esta zona como el “Chernóbil chileno” luego de que en 2018, debido a un episodio grave de contaminación, unas 600 personas de Quinteros y Puchuncaví acudieron a centros médicos con un cuadro clínico atípico como vómitos de sangre, dolores de cabeza, mareos, parálisis de las extremidades, además de extrañas ronchas en la piel de los niños.

– Medidas de mitigación –

El Superintendente de Medio Ambiente, Emanuel Ibarra, ordenó el miércoles a seis empresas que operan en el parque industrial de la zona tomar medidas que “limitan su actividad productiva, sin perjudicar el abastecimiento primario”.

“Las nuevas medidas que estamos ordenando se sustentan luego de constatar que los episodios de intoxicación de hoy se relacionan a emisión de Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs) en el cordón industrial de Quintero y Puchuncaví”, explicó.

Las empresas afectadas son la Planta Gasmar Quintero, Terminal de Asfaltos y Combustibles Enex, Terminal Marítimo de Quintero de Copec -principal empresa de combustibles de Chile- Terminal Marítimo de la Empresa Nacional del petróleo (ENAP), Terminal Marítimo GNL Quintero y Terminal Marítimo Oxiquim.

Ibarra explicó que las medidas provisionales y preventivas se tomaron porque “no es posible todavía determinar a un causante específico de los eventos”.

El martes, el regulador ya había ordenado medidas para reducir la contaminación de la minera estatal Codelco -mayor productora de cobre del mundo-, y la Termoeléctrica Aes Andina.

Análisis posteriores y autoridades de la región apuntaron a estas dos compañías como responsables de la contaminación del lunes.

“Para asegurar la correcta implementación de las medidas, esta operación industrial (fundición Ventanas) mantendrá la suspensión voluntaria de las faenas, las que se encuentran detenidas desde el mismo lunes, adelantando mantenciones [mantenimientos] programadas”, indicó en un comunicado Codelco, responsable del 8% de la oferta mundial de cobre mundial.

Aes Andes no se ha manifestado al respecto hasta el momento.

El lunes, más de 75 personas, al menos 50 escolares, fueron intoxicadas por una alta concentración de Dióxido de Azufre (SO2) de 1.327 ug/m3 registrada en la Estación de Calidad del Aire de Quintero, cinco veces superior a la norma.

Quintero y Puchuncaví, dos localidades costeras que suman unos 50.000 habitantes, son consideradas “zonas de sacrificio ambiental” desde que en 1958 el gobierno chileno decidió relegar la pesca artesanal y la agricultura para convertir la zona en un polo industrial que hoy alberga cuatro termoeléctricas a carbón y refinerías de crudo y cobre.

La Fiscalía de Quintero abrió una investigación tras una denuncia que dio cuenta de la intoxicación masiva de adultos y niños.

“Se despachó una orden de investigar a la Bidema (Brigada Investigadora de Delitos Contra la Salud Pública y el Medioambiente), dando un plazo de 30 días para informar”, manifestó Luis Ventura, fiscal jefe de Quintero.

Las autoridades locales declararon la zona bajo emergencia ambiental, suspendieron las clases y prohibieron la actividad física y las fuentes de calefacción.

Según informes médicos, los enfermos presentaron cefalea, picor en los ojos, garganta y nauseas.

La organización medioambientalista Greenpeace calificó esta zona como el “Chernóbil chileno” luego de que en 2018, debido a un episodio grave de contaminación, unas 600 personas de Quinteros y Puchuncaví acudieron a centros médicos con un cuadro clínico atípico como vómitos de sangre, dolores de cabeza, mareos, parálisis de las extremidades, además de extrañas ronchas en la piel de los niños.

– Medidas de mitigación –

El Superintendente de Medio Ambiente, Emanuel Ibarra, ordenó el miércoles a seis empresas que operan en el parque industrial de la zona tomar medidas que “limitan su actividad productiva, sin perjudicar el abastecimiento primario”.

“Las nuevas medidas que estamos ordenando se sustentan luego de constatar que los episodios de intoxicación de hoy se relacionan a emisión de Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs) en el cordón industrial de Quintero y Puchuncaví”, explicó.

Las empresas afectadas son la Planta Gasmar Quintero, Terminal de Asfaltos y Combustibles Enex, Terminal Marítimo de Quintero de Copec -principal empresa de combustibles de Chile- Terminal Marítimo de la Empresa Nacional del petróleo (ENAP), Terminal Marítimo GNL Quintero y Terminal Marítimo Oxiquim.

Ibarra explicó que las medidas provisionales y preventivas se tomaron porque “no es posible todavía determinar a un causante específico de los eventos”.

El martes, el regulador ya había ordenado medidas para reducir la contaminación de la minera estatal Codelco -mayor productora de cobre del mundo-, y la Termoeléctrica Aes Andina.

Análisis posteriores y autoridades de la región apuntaron a estas dos compañías como responsables de la contaminación del lunes.

“Para asegurar la correcta implementación de las medidas, esta operación industrial (fundición Ventanas) mantendrá la suspensión voluntaria de las faenas, las que se encuentran detenidas desde el mismo lunes, adelantando mantenciones [mantenimientos] programadas”, indicó en un comunicado Codelco, responsable del 8% de la oferta mundial de cobre mundial.

Aes Andes no se ha manifestado al respecto hasta el momento.

El lunes, más de 75 personas, al menos 50 escolares, fueron intoxicadas por una alta concentración de Dióxido de Azufre (SO2) de 1.327 ug/m3 registrada en la Estación de Calidad del Aire de Quintero, cinco veces superior a la norma.

Videos: incendios en megabasurales sofocan a Nueva Delhi por cuarto día

Quintero y Puchuncaví, dos localidades costeras que suman unos 50.000 habitantes, son consideradas “zonas de sacrificio ambiental” desde que en 1958 el gobierno chileno decidió relegar la pesca artesanal y la agricultura para convertir la zona en un polo industrial que hoy alberga cuatro termoeléctricas a carbón y refinerías de crudo y cobre.

La Fiscalía de Quintero abrió una investigación tras una denuncia que dio cuenta de la intoxicación masiva de adultos y niños.

“Se despachó una orden de investigar a la Bidema (Brigada Investigadora de Delitos Contra la Salud Pública y el Medioambiente), dando un plazo de 30 días para informar”, manifestó Luis Ventura, fiscal jefe de Quintero.

Las autoridades locales declararon la zona bajo emergencia ambiental, suspendieron las clases y prohibieron la actividad física y las fuentes de calefacción.

Según informes médicos, los enfermos presentaron cefalea, picor en los ojos, garganta y nauseas.

La organización medioambientalista Greenpeace calificó esta zona como el “Chernóbil chileno” luego de que en 2018, debido a un episodio grave de contaminación, unas 600 personas de Quinteros y Puchuncaví acudieron a centros médicos con un cuadro clínico atípico como vómitos de sangre, dolores de cabeza, mareos, parálisis de las extremidades, además de extrañas ronchas en la piel de los niños.

– Medidas de mitigación –

El Superintendente de Medio Ambiente, Emanuel Ibarra, ordenó el miércoles a seis empresas que operan en el parque industrial de la zona tomar medidas que “limitan su actividad productiva, sin perjudicar el abastecimiento primario”.

“Las nuevas medidas que estamos ordenando se sustentan luego de constatar que los episodios de intoxicación de hoy se relacionan a emisión de Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs) en el cordón industrial de Quintero y Puchuncaví”, explicó.

Las empresas afectadas son la Planta Gasmar Quintero, Terminal de Asfaltos y Combustibles Enex, Terminal Marítimo de Quintero de Copec -principal empresa de combustibles de Chile- Terminal Marítimo de la Empresa Nacional del petróleo (ENAP), Terminal Marítimo GNL Quintero y Terminal Marítimo Oxiquim.

Ibarra explicó que las medidas provisionales y preventivas se tomaron porque “no es posible todavía determinar a un causante específico de los eventos”.

El martes, el regulador ya había ordenado medidas para reducir la contaminación de la minera estatal Codelco -mayor productora de cobre del mundo-, y la Termoeléctrica Aes Andina.

Análisis posteriores y autoridades de la región apuntaron a estas dos compañías como responsables de la contaminación del lunes.

“Para asegurar la correcta implementación de las medidas, esta operación industrial (fundición Ventanas) mantendrá la suspensión voluntaria de las faenas, las que se encuentran detenidas desde el mismo lunes, adelantando mantenciones [mantenimientos] programadas”, indicó en un comunicado Codelco, responsable del 8% de la oferta mundial de cobre mundial.

[comentarios]

Últimas noticias