24 C
Santa Fe
domingo 25 de septiembre de 2022

AMIA: el Mossad publicó datos inéditos sobre los atentados terroristas

Foto: gentileza

Te puede interesar

Una investigación de la Agencia de espionaje israelí contrarresta las antiguas afirmaciones de Israel, Argentina y Estados Unidos de que Teherán tuvo un papel operativo sobre el terreno.

También contrarrestan las sospechas de Argentina de que funcionarios y ciudadanos locales fueron cómplices de los atentados. El informe del Mossad afirma que, como la red de Hezbollah «no fue expuesta y neutralizada» tras el atentado contra la Embajada de Israel, las mismas personas pudieron «llevar a cabo un ataque aún más mortífero» contra la AMIA dos años después

A 28 años del atentado, el acto frente a la AMIA vuelve a la presencialidad

Dos atentados terroristas contra objetivos israelíes y judíos en Buenos Aires en la década de 1990, en los que murieron 107 personas (22 Embajada Israel en Argentina + 85 AMIA), fueron llevados a cabo por una unidad secreta de Hezbollah, cuyos operativos, en contra de las afirmaciones generalizadas, no contaron con la complicidad de ciudadanos argentinos ni con la ayuda de Irán sobre el terreno, según una investigación del Mossad, el servicio secreto israelí.

El reclamo de justicia se hizo sentir en el acto homenaje por el atentado a la AMIA

El estudio interno del Mossad, cuyas conclusiones escritas fueron compartidas con The New York Times, ofrece un relato detallado de cómo se planificaron los atentados -incluyendo cómo se introdujo en Argentina el material para los explosivos en botellas de shampoo y cajas de chocolate-.

Aunque el Mossad subraya que la inteligencia israelí sigue creyendo que Irán, que apoya a Hezbollah, aprobó y financió los atentados y suministró el entrenamiento y el equipo, los resultados contrarrestan las antiguas afirmaciones de Israel, Argentina y Estados Unidos de que Teherán tuvo un papel operativo sobre el terreno. También contrarrestan las sospechas de Argentina de que funcionarios y ciudadanos locales fueron cómplices.

En el primer atentado, en el que murieron 22 personas en 1992, la Embajada de Israel fue volada. El segundo, en 1994, tuvo como objetivo la sede de un centro comunitario judío, matando a 85 personas, además del terrorista, en uno de los crímenes antisemitas más mortíferos desde la Segunda Guerra Mundial.

Las consecuencias de las explosiones se sintieron durante décadas en Argentina, con algunos de los designados para investigar los atentados procesados posteriormente por obstruir la investigación y con políticos de alto nivel acusados de estar implicados.

Los atentados también sorprendieron a Israel, que se considera el protector de los judíos en todo el mundo, y demostraron el alcance global y la creciente amenaza de Hezbollah en ese momento.

Los atentados fueron perpetrados por Hezbollah en venganza por las operaciones israelíes contra la milicia chií en Líbano, según la investigación del Mossad. Según ésta, Hezbollah había utilizado una infraestructura secreta construida durante años en Buenos Aires y otros lugares de Sudamérica para planificar los atentados.

La investigación descubrió que los explosivos utilizados en ambos atentados fueron introducidos en Argentina por agentes de Hezbollah en botellas de shampoo y cajas de chocolate en vuelos comerciales procedentes de varios países europeos. Luego se escondieron en un parque de Buenos Aires.

Los productos químicos utilizados para fabricar las bombas fueron adquiridos por una empresa comercial utilizada como tapadera de las operaciones de Hezbollah en Sudamérica, según la investigación.

Los atacantes no fueron llevados ante la justicia ni murieron en los múltiples ataques de Israel contra Hezbollah a lo largo de los años, y viven en el Líbano, informó la investigación.

Se emitieron «alertas rojas» de Interpol contra dos personas acusadas de ser atacantes, ambos identificados en la investigación del Mossad como operativos libaneses de Hezbollah, mientras que una tercera persona es buscada por Estados Unidos. El comandante de operaciones de Hezbollah, Imad Mughniyeh, mencionado por la investigación del Mossad como jefe de la unidad que llevó a cabo los atentados, murió en una operación conjunta israelí y estadounidense en 2008.

Las conclusiones del Mossad se basan en la información de los agentes, en los interrogatorios de los sospechosos y en la vigilancia y las escuchas telefónicas. Las conclusiones de los informes internos fueron confirmadas en entrevistas realizadas este mes a cinco altos funcionarios actuales y anteriores del Mossad.

La investigación también reveló fallos del Mossad, que no tuvo ningún aviso previo de los atentados. El segundo fue muy similar al primero y fue llevado a cabo por el mismo grupo, pero la investigación demostró que la inteligencia israelí no había detectado ninguna actividad que lo precediera.

La investigación del Mossad y los funcionarios actuales y anteriores dijeron que Hezbollah, superado por el ejército israelí en el Líbano en un sentido convencional, comenzó a construir unidades encubiertas en todo el mundo para ampliar su alcance y atacar a israelíes u objetivos judíos.

A partir de 1988, Hezbollah envió operativos a varios países sudamericanos para adquirir «experiencia que les permitiera abrir negocios legítimos y tener una sólida cobertura comercial para moverse entre diferentes países», según las conclusiones del Mossad.

La investigación identifica a los agentes por su nombre y detalla los pasaportes falsos y otros documentos utilizados. Los agentes reunieron información sobre la seguridad de las fronteras, sobre la creación de empresas tapadera y sobre posibles objetivos, incluida la Embajada de Israel en Buenos Aires.

El 16 de febrero de 1992, Israel asesinó al líder de Hezbollah, el jeque Abbas Musawi.

Después de ese ataque, según el Mossad, Hezbollah envió a un alto operativo, Hassan Karaki, con un pasaporte brasileño falsificado a Buenos Aires, donde compró la camioneta utilizada en el ataque a la embajada.

El subcomandante de la unidad de operaciones de Hezbollah, Talal Hamiyah, también llegó a Buenos Aires, donde se reunió con Muhammad Nur al-Din, un libanés de 24 años que había emigrado a Brasil unos años antes y aceptó actuar como terrorista suicida.

El Sr. Hamiyah abandonó Argentina un día antes del atentado en el que el Sr. al-Din se inmoló; todos los demás operativos de Hezbollah también abandonaron el país, según el informe del Mossad, que también describe conversaciones telefónicas entre el Sr. Mughniyeh, el comandante de Hezbollah, y sus operativos.

En 2017, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció hasta 7 millones de dólares por información que condujera a la localización, detención o condena del Sr. Hamiyah.

El general de división Uri Sagie, ex jefe de la inteligencia militar israelí que recomendó el asesinato del Sr. Musawi, reconoció en una entrevista de 2016 que Israel no había previsto la amenaza. «No calculamos con precisión la reacción de Hezbollah», expresó.

Las conclusiones del Mossad explicaron que esos fallos fueron «un estímulo muy importante» para Hezbollah. En marzo de 1994 el grupo también planeó un atentado suicida en Bangkok, pero el terrorista suicida se arrepintió y abandonó la misión.

El jefe del Mossad en ese momento, Shabtai Shavit, fue advertido por un alto funcionario de la agencia de inteligencia de que existía un grave peligro de que se produjera otro atentado contra judíos o israelíes en Sudamérica, especialmente en Argentina, según dos funcionarios de seguridad israelíes que estaban activos en ese momento y que pidieron el anonimato para hablar de temas clasificados.

El Sr. Shavit creía que la operación había sido llevada a cabo por Irán, no sólo por Hezbollah, y ordenó la vigilancia de la embajada iraní en Buenos Aires, que no mostró ninguna actividad inusual, explicaron los funcionarios. El Sr. Shavit declinó hacer comentarios.

Israel siguió atacando a Hezbollah en el Líbano. El 2 de junio, la Fuerza Aérea israelí atacó un campamento de Hezbollah, matando a 50 personas e hiriendo a otras 50. Las emisoras de radio de Hezbollah prometieron «una respuesta integral a todos los niveles».

Un mes después, el 18 de julio de 1994, el centro comunitario judío de Buenos Aires fue atacado.

Según la investigación del Mossad, los mismos agentes de Hezbollah responsables del atentado contra el centro comunitario estaban detrás del derribo de un avión panameño al día siguiente, en el que murieron 21 pasajeros, entre ellos 12 dirigentes de la comunidad judía de Panamá.

Las conclusiones del Mossad afirman que, como la red de Hezbollah «no fue expuesta y neutralizada» tras el atentado contra la Embajada de Israel, las mismas personas pudieron «llevar a cabo un ataque aún más mortífero» contra el centro comunitario dos años después.

Luego de los atentados se generaron acusaciones de que funcionarios argentinos con simpatías ultraderechistas o neonazis podrían haber estado involucrados. Pero la investigación del Mossad no encontró pruebas para tales afirmaciones.

«Sólo los operativos de la unidad de operaciones extranjeras de Hezbollah participaron en los atentados, sin ninguna participación de ciudadanos locales», concluyó.

En cuanto a Irán, el Mossad citó las conclusiones de un fiscal argentino, Alberto Nisman, de que Teherán aprobó los dos atentados, sin añadir detalles. En 2007, a petición de Nisman, Interpol emitió notificaciones rojas contra altos funcionarios iraníes, incluido Ahmad Vahidi, actual ministro del Interior de Irán.

Argentina, Israel y Estados Unidos llevan mucho tiempo acusando a funcionarios de la embajada iraní en Buenos Aires de haber colaborado en los atentados con ayuda material y organizativa. Teherán negó en reitaradas ocasiones las acusaciones.

Sin embargo, la investigación del Mossad determinó que Irán no había participado en la realización de los atentados ni en la prestación de ayuda. El Ministerio de Asuntos Exteriores argentino no respondió inmediatamente a las solicitudes de comentarios sobre los resultados.

Sebastián Basso, el jefe de la unidad de investigación argentina que investiga el ataque al centro comunitario, expresó el jueves que Irán «fue el autor intelectual» de la operación.

«La fiscalía considera que hay pruebas suficientes para que altos funcionarios del gobierno iraní tengan que dar explicaciones», agregó.

El fiscal Nisman fue encontrado muerto en 2015 después de anunciar que tenía la intención de procesar a la presidenta (Cristina Fernandéz de Kirchner) y al ministro de Relaciones Exteriores de Argentina (Héctor Timerman)  por hacer un acuerdo ilegal con Irán; las circunstancias de su muerte siguen siendo poco claras.

Los atentados en Argentina reconfiguraron la lucha entre Hezbollah e Israel, haciendo que este último fuera más reacio a intentar asesinar a miembros de alto rango de la organización militante, según cuatro ex funcionarios israelíes.

Esta reticencia contribuyó a socavar la posición de Israel frente a Hezbollah a finales de la década de 1990, cuando sufrió grandes pérdidas en el Líbano, lo que finalmente condujo a su retirada del país en mayo de 2000, señalaron los ex funcionarios. Además, agregaron que el temor a las represalias fue también una de las principales razones por las que Israel decidió no atacar las instalaciones nucleares iraníes en 2012.

[comentarios]

Últimas noticias