33.3 C
Santa Fe
sábado 26 de noviembre de 2022

La Plata: acusó a su vecina de maltrato animal, pero se equivocó y desató un escándalo

Imagen ilustrativa: gentileza

Te puede interesar

Una joven desató un verdadero escándalo en la ciudad, tras realizar una publicación con la que pretendía hacer una buena acción pero terminó en un violento episodio surgido a partir de un insólito error. Aunque la dueña del animal explicó todo, ya era demasiado tarde y en medio de amenazas perdió la custodia de su propia mascota.

Todo comenzó con un posteo en un grupo de rescatistas en Facebook, en el que Agustina denunció el supuesto abandono del animal, adjuntando una foto en la que se lo podía ver decaído y en un balcón. La imagen desató un fuerte repudio y la joven terminó envuelta en un violento episodio que nunca hubiera imaginado.

Videos: operativo de rescate de animales silvestres e intento de suicidio en Desvío Arijón

La joven contó que pocos días después de que la imagen se viralizara decidió acercarse hasta la casa, tocar timbre y hablar con los dueños de la mascota, pero entonces descubrió que todo había sido un error. “Me contó que el perro está con demodexia y depresión, que está bajo tratamiento médico. Me mostró toda la medicación, me mostró estudios y recetas veterinarias, me mostró dónde duerme y me contó toda la vida del perrito. Inclusive me dio el nombre del veterinario. Le ofrecí mi ayuda y me fui”, contó sobre su encuentro con la dueña del animal y reveló que a partir de ese encuentro comenzó a intentar enmendar su error.

Cómo actuar frente a una situación de maltrato animal

“Lo primero que hice cuando entré a mi casa es editar la publicación original contando todo esto. La publicación la edité y puse: ‘¡Actualizado! Hablé con la mamá humana y relató todo lo anterior con más detalle’. De ahí y hasta la mañana siguiente me insultaron a mí, me querían obligar a denunciar igual y me contactaron teléfonos que no tenía ni agendados. Por lo que cuando me levanté y vi esta cantidad de agresiones, decidí borrar la publicación”, relató angustiada.

A los pocos días, Agustina se encontró con la dueña del perro y le contó algo que nunca hubiera querido escuchar: un hombre intentó meterse por la fuerza a su casa haciéndose pasar por un funcionario municipal y terminó con una denuncia penal en su contra por amenazar e intentar violentar a la familia, mientras que otra persona se acercó hasta la casa con más calma y le recriminó a la familia por el estado en el que tienen a su animal, por lo que “el consorcio les prohibió tener al perro”.

Tras conocer el resultado de su publicación inicial, Agustina se expresó en el grupo con un mensaje de disculpas. “No tengo palabras para pedir disculpas, no puedo hacer más que esto para subsanar algo de todo el desastre que sucedió. Me parece extremadamente violento, pero yo debería haber medido esto antes de hacer la primera publicación. Yo no me lo imaginé, jamás, que pedir ayuda en un grupo de animales podía derivar en esto”, aseguró y agregó: “No solo que no ayudé, no ayudamos, sino que hicimos todo lo que no había que hacer”. “Mis disculpas públicas a la familia. Quiero dejar escrito y que yo no avalo ninguna de las publicaciones posteriores, que ningún vecino le tira comida al perro, no doy fe que el perro esté desesperado de hambre, ni de que no tiene comida ni está lleno de moscas. El día que yo hablé con la chica, para mí el tema quedó cerrado, por eso actualicé la publicación, luego la borre y luego me tomé el trabajo de contestar a cada persona que me contactó por el tema”, aclaró Agustina.

Pese al descargo y el arrepentimiento de la joven, lo cierto es que la familia se vio obligada a reubicar al animal a raíz de los ataques y las agresiones constantes así como la reacción de sus vecinos.

[comentarios]

Últimas noticias