19.5 C
Santa Fe
sábado 3 de diciembre de 2022

Sudafricanos reclaman el diamante de 500 quilates incrustado en el cetro de la reina Isabel II

Foto: gentileza

Te puede interesar

Tras el fallecimiento de la reina Isabel II han incrementado los llamamientos para que la familia real británica devuelva a Sudáfrica el mayor diamante tallado conocido en el mundo.

El diamante, conocido como Gran Estrella de África o Cullinan I, fue tallado a partir de una gema más grande extraída en Sudáfrica en 1905 y entregada a la familia real británica por las autoridades coloniales sudafricanas. Actualmente está montado en un cetro real perteneciente a la reina.

La escandalosa fortuna del rey Carlos III que nadie conocía

Las demandas de devolución de la Gran Estrella de África y otros diamantes, junto con las peticiones de repatriación, se han intensificado desde la muerte de la reina. Muchos sudafricanos consideran ilegítima la adquisición de las joyas por parte de Gran Bretaña.

Un hombre predijo la fecha de muerte de Isabel II y ahora advierte sobre el destino de Carlos III

Conversación nacional

La muerte de la reina ha abierto una conversación sobre el colonialismo y su relación con su legado. Los medios sudafricanos han debatido sobre la propiedad de la gema, junto con la exigencia del pago de reparaciones.

“El diamante Cullinan debe ser devuelto a Sudáfrica con efecto inmediato”, declaró el activista Thanduxolo Sabelo a los medios locales, añadiendo que: “Los minerales de nuestro país y de otros países siguen beneficiando a Gran Bretaña a costa de nuestro pueblo”.

Más de 6.000 personas han firmado una petición para que la Gran Estrella de África sea devuelta y expuesta en un museo sudafricano.

Un miembro del parlamento sudafricano, Vuyolwethu Zungula, instó a su país a “exigir reparaciones por todo el daño causado por Gran Bretaña” y también a “exigir la devolución de todo el oro y los diamantes robados por Gran Bretaña”.

La nube del colonialismo se cierne sobre el legado de la reina Isabel en África

Cuando el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, publicó un tuit elogiando a la reina, algunos sudafricanos se apropiaron de la publicación para quejarse de la devolución del diamante Gran Estrella.

Uno escribió: “¿Le has preguntado cuándo va a devolver el diamante de Sudáfrica?”, mientras que otro publicó reaccionando a la ascensión del rey Carlos III que su “Primer deber: ¡devolver el diamante de Sudáfrica!”

diamante estrella áfrica reina isabel

¿Un regalo real o un diamante “robado”?

Según el Royal Collection Trust, que supervisa la colección real de la familia real británica, el diamante Cullinan fue presentado al rey Eduardo VII (el monarca británico de la época) en 1907, dos años después de su descubrimiento en una mina privada de la antigua provincia sudafricana de Transvaal.

“Fue enviado a Asscher de Ámsterdam para ser tallado en 1908”, añadió.

Con un peso de unos 3.106 quilates en su forma natural, el diamante original era “del tamaño de un corazón humano”, dice la Royal Asscher.

La Royal Asscher, que apoya la posesión de la monarquía sobre la joya, explica que la gema fue adquirida por el gobierno sudafricano del Transvaal (bajo dominio británico) y presentada al rey Eduardo VII como regalo de cumpleaños.

Un profesor de política africana de la Universidad de Sudáfrica, Everisto Benyera, rechaza esta versión. Benyera dijo que “las transacciones coloniales son ilegítimas e inmorales”.

diamante sudáfrica

“Nuestra narrativa es que todo el gobierno de Transvaal y de la Unión Sudafricana y los sindicatos mineros concomitantes eran ilegales”, dijo Benyera, argumentando que: “Recibir un diamante robado no exonera al receptor.

La Gran Estrella es un diamante de sangre… La empresa (minera) privada, el gobierno de Transvaal y el Imperio Británico formaban parte de una red más amplia de colonialismo”.

Según el Royal Asscher, el diamante Cullinan fue tallado en nueve piedras grandes y 96 piezas más pequeñas. La mayor de las piedras fue bautizada como la Gran Estrella de África por el rey Eduardo VII, que también nombró a la segunda piedra tallada más grande como la Pequeña Estrella de África.

El diamante más grande se engastó en el Cetro Soberano con Cruz y la segunda piedra tallada se montó en la Corona Imperial. La reina Isabel II ha sido vista en muchos retratos luciendo estos diamantes.

“La difunta reina de Inglaterra ha hecho alarde de estos (diamantes) durante más de medio siglo”, declaró  Leigh-Ann Mathys, portavoz nacional de los Combatientes por la Libertad Económica (EFF, por sus siglas en inglés), un partido político de la oposición sudafricana.

Sudafricanos reclaman la devolución de un diamante de 500 quilates del cetro de la reina Isabel II

Mathys acusó a las potencias coloniales británicas de robar tierras y apropiarse de minas que pertenecían a los pueblos nativos.

“Nuestro llamamiento es a la repatriación de todo el robo colonial, del que forma parte el robo de la Gran Estrella de África”, dijo.

“No pedimos su devolución, ya que esto implica que hubo un acuerdo válido en virtud del cual se prestó el diamante a la familia real británica. Está en su posesión únicamente como resultado de las tenencias coloniales que asfixiaron a los nativos de este país y de otros lugares”, dijo Mathys.

Los países africanos han luchado insistentemente por recuperar los artefactos culturales saqueados por las tropas coloniales. El mes pasado, un museo londinense aceptó devolver 72 objetos saqueados del Reino de Benín, en el sur de Nigeria, durante una operación militar británica en 1897.

[comentarios]

Últimas noticias