Desesperante falta de lluvias en el norte santafesino: se secó la Laguna “El Bonete”

La desolación impera en el espejo de agua norteño. Mortandad de peces y de vacunos configuran la triste postal del lugar. “El cuadro es de extrema gravedad”, lamentó un productor ganadero de la zona de Vera.

Por Gustavo Capeletti

“Es impresionante la cantidad de pescados muertos que hay, no se puede estar del olor porque se secó toda la laguna grande”, dijo, con máxima preocupación, alguien que frecuenta ese enclave y de quien no trascendió el nombre, para graficar una realidad impensada: la sequía total de la laguna El Bonete, ubicada en el paraje homónimo del distrito Vera.

 

Enseguida, ahondó con videos – que se difundieron por WhatsApp – y una cruda descripción el panorama trazado: “No hay una gota de agua y como ahí las represas no se pueden hacer con excavación con el tractor las hacen con retroexcavadora, pero en una estancia donde yo entro a pescar en las represas, se secaron todas”.

Santa Fe declaró la emergencia agropecuaria por la sequía que atraviesa la provincia

En la búsqueda de llevar algo de alivio a la falta de agua, describió que a los productores de la zona “no les quedó otra que desbarrar y sale el agua de abajo, porque las napas están arriba en esa zona, pero sale agua salada. Me estuvieron preguntando si algún líquido que se pueda echar en las piletas para que puedan tomar los animales porque están sin agua”.

 

Es desesperante la sequía y la cantidad de vacas que están cayendo, todo da una pena y una tristeza, lamentó. Para luego situar: “Esa es la zona de Vera, es por la ruta que va a Tostado donde pasa el puente de ‘El Bonete’. Esa laguna es grandísima y atrás hay otra laguna grande, todo en general está seco. A mí me sorprendió, hace 7 años que voy a pesca ahí y es la primera en todos estos años que veo una seca así, las vacas quedan paradas, pobres animales”. Solo queda un hilo de agua en la zona media, que es el canal del Arroyo Golondrina.

 

Desasosiego

En ese punto ubicado 50 kilómetros al oeste de la ciudad de Vera tiene su estancia el conocido productor ganadero y abogado Edgardo Cornejo, que conduce una empresa familiar con 11 mil hectáreas. Entrevistado por El Litoral, no dudó en calificar de dramático el cuadro que se vive por estos días y aseguró que la laguna “desapareció”.

 

-¿Cuál es el escenario que enfrentan por la sequía?

La situación es dramática y desesperante, es de extrema gravedad, hay mucha mortalidad de animales, no hay agua para bebida lo cual exige organizar una infraestructura para transporte que es costosísima, que no es sostenible en el tiempo. Por otra parte, el animal no evoluciona porque no hay agua ni comida, y si alguien compra comida no compra en cantidad suficiente

Esto es un planteo que lleva a un desmantelamiento de un sector ganadero importante, unido a la caída de precio y unido a lo que implica para la exportación una brecha cambiaria una retención, de modo tal que de lo que produce el productor cobra la mitad,

Yo creo que en materia de ganadería es lo peor que le pudo haber ocurrido al norte, es una pésima combinación de diversos elementos que hace que para muchos sea el golpe final. Mucha gente no va a poder seguir. Es un intríngulis financiero en un contexto muy desfavorable, estoy comprando comida para lo que puedo comprar comida, estoy transportando agua en camiones que también compro.

 

-Es increíble ver a la laguna sin agua…

La laguna “El Bonete” desapareció, y desapareció porque recurrentemente la naturaleza tiene esas alternancias; aparte en todo esto hay una gran insensibilidad de los organismos fiscales que deberían contemplar la situación de los ganaderos de modo especial porque hoy malvenden con la esperanza de poder volver a comprar; y por otro lado, está el tema hidrológico, se habla de los humedales sin conocer a ciencia cierta cómo ha funcionado siempre esto, muchas veces influye la naturaleza y la mala praxis de las regulaciones gubernamentales que, lo único que hacen, es trabar los ciclos. La situación es de desasosiego y desesperanza. Por otro lado, provoca agotamiento en el personal, son días de calores sostenidos que ponen a prueba la salud de la gente, hay irritabilidad.

 

-En este contexto, ¿cómo evalúa la ayuda oficial?

No hay ayuda oficial, no hay ni siquiera un alivio, podría haber alguna medida de estímulo fiscal en el contexto nacional. Acá va a haber provincias que van a quedar empobrecidas y se va a ver crecer la miseria y los planes sociales. Hace falta conocimiento y sensibilidad, y generalmente eso está ausente de la consideración de los que gobiernan.

 

-De acuerdo a su experiencia, ¿qué puede esperarse a futuro?

No va a ser fácil mantener el empleo de la gente, esta es la triste realidad sin magnificaciones, sin retoques, porque el que está vendiendo desesperado y a mal precio ¡tiene que tributar Ganancias! Al mismo tiempo que está sufriendo la pérdida de su patrimonio. El único producto que se vende a 30, 60 o 90 días sin interés es el animal en un contexto inflacionario con perspectivas de hiperinflación inmediata, son las mismas políticas económicas que hizo Alfonsín que hicieron que desapareciera el 35 por ciento de los productores ganaderos. Parece una réplica de ese proceso nefasto.

La mitad de la Argentina está afectada por la sequía

Dolor

El Dr. Cornejo, al frente de una explotación ganadera en la zona de “El Bonete”, afirmó que sostenerse en la actividad implica un trajín lleno de privaciones: “Esto se solventa con las carencias que nos vamos imponiendo”, reveló, en relación a la necesidad de adquirir agua y comida para los vacunos. Para finalizar, reseñó: “No es lo mismo perder una cosa a que se muera un animal, hay un compromiso que tenemos con los animales que preferimos malvenderlos a que se nos mueran”.